La compañia cae en Bolsa y presenta menos beneficios de los esperados

Las Vegas Sands pierde fuelle en el trimestre

Las Vegas Sands, la compañia que estudia instalar en Madrid o Barcelona uno de sus macrocomplejos de juego y hoteles, facturó en el segundo trimestre del año 2.580 millones de dolares, un 10% más que en el mismo periodo del pasado año.

A pesar de ser una de las mejores cifras de negocio conseguida nunca por una compañía de juego, los resultados de Las Vegas Sands "no cumplen con mis expectativas" dice Sheldon Adelson, presidente del grupo, en el comunicado que la empresa ha enviado sobre sus resultados.

La multinacional estadounidense registró en el mismo periodo menos ganancias que en 2011 cayendo el beneficio desde los 438,6 millones de dolares hasta los 365,3 millones. El ebitda también descendió en el segundo trimestre, hasta los 844,7 millones (901,6 millones un año antes).

Adelson atribuye la caída en beneficios a menores ingresos registrados en mesas de juego, determinadas provisiones y gastos legales. "A pesar de eso", dice el presidente de Las Vegas Sands, "nuestros resultados trimestrales reflejan solidez y crecimiento". La compañía destaca en su comunicado el comportamiento de sus complejos en Singapur y Macao.

En Bolsa el valor del grupo de Adelson, que controla algo mas del 50% del capital, también se ha resentido en los últimos meses. En abril una acción de Las Vegas Sands llegó a intercambiarse en el mercado por más de 60 dolares. El miércoles Las Vegas Sands cerró a menos de 38 dolares por titulo.

En el comunicado de prensa enviado a la SEC (el regulador del mercado estadounidense), Las Vegas Sands no hace alusión alguna a su proyecto en España. El grupo, según han explicado sus ejecutivos en entrevistas y visitas a Madrid y Barcelona, pretende invertir en una primera fase 6.000 millones de euros en la construcción del complejo, que estaría integrado por hoteles de lujo y casinos. En su ultima visita a Madrid el consejero delegado de la compañía, Michael Leven, aseguro que negociaba con hasta 40 bancos para financiar el complejo en una de las dos ciudades españolas.