El Gobierno quiere gravar más las operaciones intradía para evitar la especulación

Hacienda cambiará la tributación de las plusvalías en otro intento recaudatorio

El Gobierno modificará la tributación de las plusvalías para gravar más las operaciones intradía en un nuevo intento por incrementar la recaudación fiscal. Desde el 1 de enero, por estos rendimientos se paga entre el 21% y el 27% en función de la cantidad. Los expertos alertan de que los grandes inversores especulativos tienen domicilio fiscal en el exterior.

Hacienda cambiará la tributación de las plusvalías en otro intento recaudatorio
Hacienda cambiará la tributación de las plusvalías en otro intento recaudatorio

El Gobierno tiene en estudio un amplísimo abanico de opciones para incrementar la recaudación tributaria, ya que, de no producirse, está en riesgo el pago de las nóminas de los funcionarios y el mantenimiento de los servicios públicos. En un nuevo intento por generar recursos, Cristóbal Montoro anunció ayer que el Gobierno aprobará una modificación de la tributación de las plusvalías.

Hacienda quiere penalizar las operaciones intradía. "Es injusto que haya un tipo único para quien obtiene plusvalías en un día comprando en Bolsa y que un trabajador tenga un tipo progresivo", señaló el ministro durante el debate de convalidación del real decreto-ley de medidas tributarias urgentes. El objetivo es equiparar la tributación de las plusvalías, ahora entre el 21% y el 27%, a los niveles de países del entorno, y Montoro citó expresamente el modelo de Alemania como referente.

El Ejecutivo corregirá así el tipo único del 18% que se estableció en 2007 para implantar un sistema que establezca distintos gravámenes en función del periodo de tiempo en que se ha generado la plusvalía. No obstante, desde el 1 de enero de 2012 los rendimientos del capital tributan al 21% hasta 6.000 euros, al 25% hasta 24.000 y al 27% si es a partir de 24.000 euros. Se busca así "luchar contra la especulación" en las operaciones de compraventa en el mismo día.

A falta de mayor concreción, los expertos ven limitada la capacidad recaudatoria porque los grandes inversores especulativos tributan fuera de España. Además, en el caso de la renta fija, Hacienda debería distinguir entre las ganancias procedentes de la operativa en el mercado y las que se generan del pago del cupón, que no deberían penalizarse en un momento de difícil acceso para el Tesoro a la financiación. Asimismo, ponen el acento en que con la situación del mercado muchos inversores tendrían minusvalías si vendieran sus acciones.

Hacienda podría introducir este cambio bien en un próximo proyecto de ley sobre fiscalidad medioambiental, bien en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2013, del que se conocerán hoy los primeros detalles. Montoro destacó también que el Gobierno está efectuando correcciones en el impuesto de sociedades para recuperar recaudación, sobre todo entre las grandes empresas. Así, en los Presupuestos de 2012 se incluyen varias medidas -se limitan las deducciones por el fondo de comercio y por gastos financieros, entre otras- con las que se pretenden generar recursos adicionales por 5.350 millones de euros.

El real decreto-ley se convalidó ayer solo con los votos del PP. El Congreso dio así el visto bueno a la subida del IVA, la eliminación de la deducción por vivienda en el IRPF y de la paga extra de los funcionarios. Los ajustes suman 65.000 millones. Rubalcaba defendió la implantación de un impuesto a las grandes fortunas y de un tipo mínimo en Sociedades del 15%. Insistió en que la senda fiscal para España -6,3% de déficit para 2012, 4,5% para 2013 y 2,8% para 2014- es imposible de cumplir y que los ajustes solo traen más paro y recesión. Montoro le acusó de hacer "demagogia fiscal".

Regreso a la situación previa a 2007

La reforma de la tributación de las plusvalías que apuntó ayer el ministro de Hacienda remite a la situación previa a 2007, cuando entró en vigor la fórmula actual de un tipo único para todas las ganancias patrimoniales y rendimientos del capital y que ha ido variando desde entonces en función de la cuantía de esa plusvalía.

El régimen fiscal anterior a 2007 establecía que las ganancias obtenidas en un plazo inferior a un año tributaban al tipo marginal del contribuyente, entonces entre el 15% y el 45%. Y para las ganancias de más de un año de antigüedad, el gravamen era del 18%. Era el modo de penalizar las inversiones más a corto plazo, las más especulativas, que se intensificó desde el régimen previo en que el plazo en que las ganancias tributaban al tipo marginal era de dos años.

En 2010 la fiscalidad volvió a modificarse, se elevó el gravamen y se estableció un umbral de ganancias que tributaban al 19% -los primeros 6.000 euros- y otro tipo del 21% para las plusvalías de mayor cuantía. Pero desde 2007 ha quedado eliminada la salvedad fiscal en función de la antigüedad de la inversión, que el Gobierno podría recuperar.