Gonzalo Lardíes. Director del área de gestión de BPA Global Funds

"Ni todo lo de España es malo ni todo lo de fuera es bueno"

Jacetano, licenciado en Economía en Extremadura, diplomado en Administración Pública en Zaragoza y máster en Mercados Financieros en el CEU de Madrid. Su éxito en el fondo Metavalor lo llevó a Banque Privée Edmond de Rothschild y de allí a Banca Privada d'Andorra.

"Ni todo lo de España es malo ni todo lo de fuera es bueno"
"Ni todo lo de España es malo ni todo lo de fuera es bueno"

Gonzalo Lardíes, considerado como el mejor gestor europeo en 2007 por la publicación Citiwyre, se enfrenta con 39 años a la mayor crisis financiera y la alta volatilidad de los mercados. A través de BPA Fondo Ibérico, de la Banca Privada d'Andorra, sigue apostando por invertir en compañías con buenos fundamentales, aunque no puede dejar de mirar cada día a la prima de riesgo, los tipos de interés, las facilidades de financiación y a lo que hacen otros mercados bursátiles.

¿Qué ha cambiado en su forma de gestionar con la recesión?

Sigo gestionando Bolsa española, con una aproximación compañía a compañía, pero además tengo en cuenta el entorno, la prima de riesgo, los tipos de interés, la financiación al sector financiero. Es algo con lo que no contábamos en 2008. Llegará un día en el que no será tan importante.

Bajando a la realidad ¿Qué supone eso?

Si la solvencia de España está en duda, tiene impacto sobre muchos sectores. Por ejemplo, sobre las farmacéuticas que, a pesar de ser un apuesta defensiva, están muy influidas porque las autonomías no pagan los medicamentos que se han servido al sistema de salud. Y las telecos y los bancos tienen un componente regulatorio importante. Hoy todo es cíclico, incluso los consumos en electricidad y carburantes se ven afectados por el ciclo.

¿Cómo tiene ganas de invertir en Bolsa con la que está cayendo?

Te tienes que abstraer del corto plazo. La historia estadística de la Bolsa española es corta pero hay que mirar más allá, al recorrido en otros mercados bursátiles como el americano. Busco compañías que tengan multiplicadores de beneficios por debajo de diez veces y que den una rentabilidad aceptable a medio y largo plazo. Con estos criterios puede caer la cotización a corto, pero a medio y largo no te equivocas. Ahora busco compañías defensivas que me sirven para esta travesía como Red Eléctrica o Enagás. Ni todo lo que está expuesto a España, referenciado a la economía española, es malo, ni todo lo que está expuesto al extranjero es bueno, como ha quedado demostrado con Repsol. Intento maximizar beneficios y minimizar daños. En junio, el fondo que gestiona perdía el 6,6% frente al 17% de caída del Ibex 35. También hay compañías que han nacido y sobreviven con la crisis, como Jazztel.

¿Qué compañías son las favoritas?

Además de las citadas Telefónica, Repsol y Almirall. Las oportunidades vendrán de compañías que puedan sobrevivir a este entorno con solvencia.

No se le queda pequeña la Bolsa española...

Hasta que no lleve 15 en este mercado años no tendré la experiencia suficiente. Entonces, habré visto varios escenarios. Esta crisis es un manual de finanzas. Hoy día Repsol ha demostrado que hay que estar pendientes de medio mundo. Las compañías españolas me permiten tener un contacto más directo con los negocios.

¿Qué opina de que se cuestionen las operaciones con derivados?

Endeudarse para especular al alza está bien visto, pero para hacer caer un valor no. Yo doy más importancia a lo que se intoxica de cara a producir movimientos, a que cuatro o cinco se confabulen como chacales y me preocupa cómo se fijan realmente los precios de los CDS, líbor o euríbor. Las posiciones cortas aceleran el problema pero si una entidad no es solvente, no se evita. El problema de Bankia no responde a las posiciones cortas sino a un agujero de dimensiones siderales y eso no depende de que compren a corto o largo tu acción. Si un país o una compañía es solvente, las posiciones cortas no dañan.

¿Y la inversión en renta fija?

Hemos llegado aquí por un problema de deuda. Invertir en renta fija no es tan distinto como en la Bolsa, hay que mirar la solvencia del emisor y la capacidad para generar beneficios. Hay que ser muy selectivo. A medio plazo me puede interesar invertir en deuda española al 6% o 7% de rentabilidad. Por el Comprar bonos a dos años de Alemania, Austria u Holanda con rentabilidades negativas no tiene sentido financiero.

¿Cómo ve a los mercados emergentes?

Son economías que están demasiado orientadas hacia la exportación. No pueden cambiar el modelo económico de la noche a la mañana, de crecimiento a consumo interno, igual que nosotros no podemos cambiar de una economía de ladrillo a una de emprendedores en un pispás. Es posible que empecemos a ver cómo vuelven empresas a Europa, porque producir allí ya no es tan barato. Se han disparado los costes salariales. Se están haciendo mejor las cosas en Europa que en EE UU. El crecimiento es mucho más sencillo con flujos de capitales como los que han tenido los emergentes en los últimos años.

Lucho en este entorno minimizando daños e intentando maximizar los beneficios" "El 'corralito' es imposible, es como una bomba nuclear, de consecuencias imprevisibles""Rescatar bancos tiene componente social"

Lardíes defiende el rescate bancario porque "tiene un componente social bastante importante". Respecto al malestar generalizado contra las entidades financieras contesta: "Pues les dejamos quebrar y que los ahorradores pierdan su dinero". Pedagógicamente añade que "es el Estado quien nos garantiza los depósitos, una ayuda que nos está dando. Si se deja al banco quebrar, habría que quitar los sustentos que tienen los ahorradores, los 100.000 euros".

"Si las reglas estuvieran bien definidas, el que hubiera invertido en una entidad quebrada debería asumir su error, tanto los bonistas como los accionistas", matiza.

"Lo de Lehman fue un experimento y aún sufrimos las consecuencias, se ha optado por el rescate para evitar daños mayores", asegura.

En cuanto a las últimas medidas aprobadas por el Gobierno, considera que "van en el buen camino". Critica la postura del premio Nobel Krugman al anunciar un próximo corralito para España. "No todo lo que dice un Nobel es palabra de Dios, si cunde el pánico y todo el mundo decide sacar el dinero de los bancos, aquí y en Alemania se produciría el colapso. Serían profecías autocumplidas, más un comportamiento social que real. Los efectos serían imprevisibles como los de una bomba nuclear".

Su razonamiento va más allá: "¿Y dónde meterían el dinero? ¿En un banco europeo? Recuerden que el último banco en recibir ayuda financiera fue el francobelga Dexia".