La facturación aumenta un 3,6%

Intel gana un 4,3% menos en el segundo trimestre y recorta su previsión de ingresos

Intel obtuvo en el segundo trimestre de 2012 un beneficio neto de 2.827 millones de dólares (2.301 millones de euros), un 4,3% menos. La compañía ha revisado a la baja su previsión de ingresos para 2012.

La facturación de Intel entre los meses de abril y junio registró un incremento del 3,6%, desde los 13.032 millones de dólares (10.609 millones de euros) hasta los 13.501 millones de dólares (10.990 millones de euros).

En los seis primeros meses del ejercicio, Intel obtuvo un beneficio neto de 5.565 millones de dólares (4.530 millones de euros), un 9% menos que en el primer semestre de 2011, mientras que su facturación mejoró un 2%, hasta 26.407 millones de dólares (21.496 millones de euros).

El presidente y consejero delegado de Intel, Paul Otellini, subrayó que el segundo trimestre ha destacado por una "ejecución sólida, por una continuación de la fortaleza mostrada por la división de centros de datos y por las múltiples presentaciones de sistemas Ultrabook y smartphones", aunque reconoció que, conforme avance el tercer trimestre, habrá "un crecimiento algo más lento de lo esperado, fruto de un entorno macroeconómico más adverso".

"La variada combinación de sistemas Ultrabook, tablets y smartphones que presentaremos a lo largo del segundo semestre, unida a las inversiones a largo plazo que estamos realizando en nuestros equipos de producto y de producción, nos sitúa en una posición privilegiada para afrontar lo que queda de año, así como los ejercicios venideros", agregó.

En este contexto, Intel prevé cerrar el ejercicio 2012 con un aumento de los ingresos de entre el 3% y el 5%, lo que empeora su anterior estimación, que recogía un incremento de la facturación de entre el 7% y el 9%

Cautela en el mercado de informática español

Los pedidos de ordenadores en los canales de distribución en España no están cubriendo las expectativas debido a la cautela ante las inciertas perspectivas económicas, ha señalado a EFE el director del sector público y corporativo de Intel Iberia, Carlos Clerencia.

El mercado de ordenadores en España ha caído un 30 % en el primer semestre del año, afectado sobre todo por la contención de los consumidores particulares, y sus precios han subido un 5 % explicó el directivo.

El hecho de que en la distribución hayan bajado los inventarios, dijo, no supone desabastecimiento, pero si refleja cautela ante la situación.

La multinacional de procesadores Intel presentó anoche sus resultados del primer semestre del año, que reflejan unos beneficios de 5.565 millones de dólares (unos 4.525 millones de euros), el 8,9 % menos, debido a la incertidumbre económica y a una menor recuperación de EE.UU que afecta a la confianza del consumidor, explico Clerencia.

El mercado EMEA (Europa, Oriente Medio y Africa) contribuyó a los resultados de Intel con un 12 por ciento, dos puntos menos que hace un año.

La situación económica ha hecho Intel rebajara sus perspectivas de crecimiento desde la horquilla del 7-9 % a la del 3-5 %.