Informe Asebio

Andalucía supera a Madrid como polo de creación de bioempresas

Andalucía supera a Madrid como polo de creación de bioempresas
Andalucía supera a Madrid como polo de creación de bioempresas

El sector de la biotecnología continúa mostrando su buen estado, a contracorriente de la economía española. La cifra de negocios de estas empresas alcanzó los 60.122 millones de euros en 2010, un 11% más que el año anterior.

Son cifras ofrecidas por el Informe Asebio, presentado ayer con datos de 2010 y elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En dos años, desde 2008 a 2010, este negocio ha duplicado su peso en el PIB, desde un 2,98% a un 5,72%. La inversión en I+D casi triplica la de 2005, alcanzando los 568 millones.

El informe señala que 1.715 empresas realizaban en 2010 actividades relacionadas con la biotecnología y para 617 de ellas era su negocio básico o exclusivo, un 29,9% más que el año anterior. La mayoría en el ámbito alimentario (53%), seguidas de las compañías de salud humana (31%) y agricultura (16%). Por regiones, Cataluña es la que más firmas alberga y Andalucía ha alcanzado la segunda posición, superando a Madrid.

Las buenas noticias también se han trasladado al empleo. El sector sumó 163.000 trabajadores, un 3,8% más que el año anterior. "Es cierto que este sector es aún pequeño, pero no es menos cierto que se está comportando bien, de forma sólida y madura pese a la difícil situación económica", aseguró en la presentación del informe Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación.

A pesar de los resultados positivos de 2010, las empresas de biotecnología se muestran preocupadas en la actualidad por los recortes en subvenciones y créditos públicos para desarrollar nuevos proyectos y de investigación. Por ejemplo, con la reducción de las partidas del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), un actor clave en el impulso, hasta ahora, de las bioempresas.

Regina Revilla, presidenta de la patronal Asebio, subrayó que es necesario buscar fuentes de financiación en planes europeos, debido a la difícil situación económica por la que atraviesa España, e incrementar la presencia española en grandes proyectos con otros países.