Las califica de "injustas y discriminatorias".

Antena 3 rechaza las condiciones de la CNC a la fusión con La Sexta

Nueva vuelta de tuerca en la fusión de Antena 3 con La Sexta. La televisión controlada por el grupo Planeta emitió ayer un comunicado en el que expresa su desacuerdo con las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) al proceso de integración con La Sexta y que califica de "injustas y discriminatorias".

Antena 3 explica, en el mismo comunicado, su determinación a no aceptar las condiciones de la resolución dictada por Competencia y a agotar todos los mecanismos legales e instancias administrativas "con el objetivo de defender la operación así como los intereses del grupo y de sus accionistas". La cadena de televisión asegura estar "sorprendida" ante unas condiciones que le imponen "mayores obligaciones y nuevas restricciones de las que en su momento se fijaron en la fusión de Telecinco y Cuatro, a pesar de que el proceso de integración con La Sexta derivaría en un operador de menor tamaño y, por tanto, con menor impacto en el mercado televisivo".

Según apunta Antena 3, la CNC establece "una docena de limitaciones adicionales y más severas a las asumidas en su día por Mediaset España". La cadena televisiva remarca además que, "amparada en la fórmula de una autorización con condiciones, la CNC hace inviable la operación de facto, dada la naturaleza y el número de restricciones que impone".

ANTENA 3 2,32 -2,52%

Antena 3 añade, asimismo, que el organismo regulador "se extralimita en la atribución de sus funciones al intentar definir tanto el paisaje competitivo como los procesos de comercialización publicitaria vigentes". Y zanja que, con esta resolución, la CNC "blinda durante los próximos años la posición de dominio absoluto de Mediaset".

rivero, en buenos aires

l Para sorpresa de muchos el expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, estuvo ayer presente en la asamblea de YPF en Buenos Aires. Rivero intentó hacerse con el control de Repsol hace un año de la mano de Pemex, en una operación que acabó con su expulsión de Sacyr y la reducción de la participación de la constructora en Repsol, del 20% al 10%.