Diario de a bordo

La Bolsa seguirá tiempo bajo el filo de una navaja

La próxima subasta será clave para el mercado

Conrado III nació en 1093. En una guerra, sitió una ciudad fortificada del duque de Baviera. Los sitiados sufrieron graves bajas pero no se rendían. Al final, el hambre y las enfermedades les llevaron a una situación desesperada.

Un buen día, cuando todos pensaban que se abrían las puertas de la fortaleza para pedir la rendición, salió un grupo de mujeres que se dirigieron a Conrado III. El rey, muy sorprendido, se encontró con que cuando llegaron a su presencia se pusieron de rodillas y muy humildemente le pidieron que las perdonara a ellas y a todo lo que pudieran sacar de la ciudad sobre sus hombros y que las dejara marchar y que el resto de cosas que había en la ciudad eran suyas.

Conrado, conmovido por la escena, accedió. Cual no fue su sorpresa cuando al cabo de unas horas vio salir a las mujeres y cada una de ellas llevaba a su marido sobre los hombros. El rey cumplió su palabra y dejó marchar a todos salvando así las vidas de las mujeres y de los soldados.

La temporada de resultados en Estados Unidos ha arrancado floja

Las Bolsas periféricas siguen sitiadas, especialmente la española, sufriendo graves bajas, en una situación macro realmente muy negativa y asfixiante, pero aun así, mientras todos en la eurozona aguzan el ingenio, casi al estilo de aquellas mujeres que consiguieron escapar con los soldados, para intentar salir de esta, las Bolsas han conseguido cerrar la semana manteniendo soportes.

¿La clave para creer si hay alguna subida? Debe pasar no por un gráfico tradicional, sino por este, que planteamos hoy. Es el gráfico del spread entre el Ibex y el Dax que intenta formar una figura de vuelta a pesar de la que está cayendo. Parece un hombro-cabeza-hombro invertido. Si esa figura se confirmara, sería señal que el miedo a la deuda española de verdad está bajando, si no se confirma, seguirán las cosas complicadas. La semana que viene habrá una cita peligrosa con una subasta de deuda española donde no van a sobrar seguramente los compradores.

Desde Wall Street llegan malos vientos, con un inicio de temporada de resultados floja, especialmente en el sector tecnológico. La gravedad de la crisis en Europa se ve reflejada en EE UU. Según datos de Bespoke, si formamos un grupo con las acciones del S&P 500 con el 100% de ventas en EE UU, y otro con las que venden más del 50% fuera, en el último año las primeras suben más del 4% y las segundas bajan más del 8%...

¿Un rayo de esperanza? Se dice que parte de la culpa de la subida de las Bolsas del viernes la tiene una mano muy fuerte que vendió una posición muy grande en ETFS de deuda a largo plazo de EE UU y compró renta variable europea. Se dice que el paquete es tan importante que ha afectado también al euro. ¿Otro? Si calculamos las ventas de los grandes operadores, en los últimos días están a niveles muy por debajo de la media...

No obstante, sigamos pensando que seguiremos viviendo en el filo de la navaja bastante tiempo, los estados de sitio duran mucho tiempo.