Refinancia 1.600 millones con Société Générale

ACS elimina el riesgo de aportar garantías por caídas de Iberdrola

ACS ha refinanciado con Société Générale 1.600 millones de su deuda por Iberdrola. Con ello suprime la necesidad de aportar garantías adicionales a las propias acciones en caso de caídas de la cotización de la eléctrica.

ACS elimina el riesgo de aportar garantías por caídas de Iberdrola
ACS elimina el riesgo de aportar garantías por caídas de Iberdrola

Cada vez que las cosas vienen mal dadas en Bolsa es recurrente el recordatorio de que ACS debe realizar aportaciones millonarias en efectivo, como garantías a la banca, por cada euro que pierde la cotización de Iberdrola. Es un dato que manejaban los analistas y que ACS ha borrado de un plumazo tras refinanciar créditos relacionados con la eléctrica, de la que es primer accionista con el 14,9% del capital.

El grupo constructor comunicó el viernes a la CNMV que una de sus sociedades instrumentales tenedoras de acciones de Iberdrola, Residencial Monte Carmelo, había firmado con Société Générale una operación por la que cancelaba un crédito sindicado liderado por el BBVA por importe de 1.600 millones. Este venía de diciembre de 2011 y expiraba en el mismo mes de 2014. Entre sus características figuraba la garantía real sobre los títulos y un ratio de cobertura sobre el valor de mercado de las acciones de Iberdrola en prenda, de modo que de no mantenerse en cierto valor, eran ejecutadas.

La nueva estructura de financiación, por la que Société Générale sustituye a 27 bancos, se ha acordado por tres años y se basa, según explicaciones de ACS, en instrumentos de derivados y un préstamo de valores sobre acciones equivalentes al 8,25% de Iberdrola. La clave es la supresión de "la necesidad de constituir garantías adicionales" y el límite a la exposición de ACS a las variaciones de mercado del papel de su participada.

ACS 21,25 -1,85%

Sin derrochar detalles, el grupo que preside Florentino Pérez señaló que "al cabo de los tres años del nuevo crédito ACS puede decidir el futuro de su inversión en Iberdrola". En el mercado se especulaba con una próxima rebaja de la posición de ACS en la participada a la vista de que no se levantará la limitación de los derechos de voto más allá del 10%. La constructora ya hizo caja el pasado abril, colocando un 3,69% por 860 millones.

ACS está desinvirtiendo y refinanciando para rebajar una deuda de 9.300 millones a finales de 2011, de los que 4.900 millones respaldaban su presencia en Iberdrola.

La constructora contabiliza su paquete del 15% a 7,1 euros por acción, mientras Iberdrola cerró el viernes en 3,19 euros.

La constructora da la vuelta a toda su deuda

Uno de los desvelos de ACS a lo largo de la crisis ha sido la pérdida de valor de Iberdrola en Bolsa. La empresa estaba amenazada, en los contratos con la banca acreedora, por la exigencia de aportar garantías adicionales a las acciones o ver ejecutada parte de la participación. El pasado mes de abril, además de vender el 3,69% de la eléctrica, renegoció con Natixis los términos del equity swap por el 4,6% del capital. La entidad financiera tenía derecho a ejecutar 77 millones de títulos si la cotización de Iberdrola bajaba de cuatro euros, pero ACS zanjó el problema a cambio de pagar más a Natixis.

A nivel financiero los dos últimos años están siendo frenéticos para la constructora. Refinanció 6.000 millones de euros en 2011 y en lo que va de 2012 ronda ya los 4.000 millones.