Rechazan los recortes

CC OO y UGT no descartan convocar huelga general

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han rechazado hoy duramente los nuevos ajustes aprobados la víspera por el Gobierno y han advertido que no descartan convocar una nueva huelga general contra su política económica.

El día después de que el Ejecutivo aprobase ajustes por valor de 65.000 millones de euros para dos años, Toxo y Méndez han dicho que este paquete de medidas es un "fraude democrático" y es "clasista" porque sólo beneficia a las élites económicas.

El líder de CCOO ha considerado el real-decreto ley de ajustes "vengativo" con las organizaciones sociales que no comparten su política y son "desleales" con el Gobierno, por lo que se les desprecia e insulta y se les dice "que se jodan".

Además supone un "golpe" a los servicios públicos y una "hoja de ruta" para empobrecer a la población, han coincido Toxo y Méndez.

Ambos han criticado el "uso" que el Gobierno hizo ayer del rey Juan Carlos, quien presidió el Consejo de Ministros deliberativo que precedió al formal, en el que se aprobó un ajuste de 65.000 millones de euros.

Para Toxo el Gobierno podría haber evitado ese "espectáculo" y el rey algunos comentarios que hizo sobre los nuevos ajustes porque sólo conocía las grandes líneas, por lo que ha pronosticado que cuando conozca todo el contenido cambiará su discurso.

Méndez ha recordado asimismo que el rey representa el valor del equilibrio.

Para expresar el rechazo "absoluto" a los nuevos recortes, CCOO y UGT han convocado para el próximo 19 de julio unas 80 manifestaciones en toda España.

Méndez y Toxo han destacado además que no descartan ningún tipo de movilización, incluida la huelga general.

El secretario general de CCOO ha precisado que, en septiembre, habrá una "gran movilización".

"De qué tipo, ya veremos, no queremos anticipar nada porque queremos consensuarla", ha indicado Toxo, quien ha advertido de que esto "no termina en cuatro días" y "va a tener una contestación fortísima. Innovaremos".

Cándido Méndez ha avisado de que la intención de CCOO y UGT es hacer un "calendario (de protestas) que abarque hasta final de año".

En cuanto a lo que supondrán los nuevos ajustes Cándido Méndez ha afirmado que su combinación provocará un aumento de las desigualdades y un agravamiento de la situación, porque el Gobierno lo que pretende no es resolver la crisis sino aprovecharla de forma "dudosamente" ética para imponer un determinado modelo ideológico en la sociedad.

Esto provocará que aumente más el paro, se sigan devaluando los salarios, se empobrezca a la población y se agrave la recesión, ha continuado.

De la subida del IVA (a partir del 1 de septiembre el general del 18 al 21 % y el reducido del 8 al 10 %), Toxo ha ironizado con que la gente no va poder ir al cine ni morirse, al incluirse estas actividades en el gravamen más alto.

De los cambios en la protección por desempleo, Cándido Méndez ha asegurado que va a provocar un deterioro aún mayor de la situación de los parados, porque suponen para el 90 % de ellos un recorte de la prestación contributiva superior al 23 %

Medio millón de desempleados, ha cifrado, van a ser los más afectados, que además son los que están en "peor situación": los mayores de 45 con subsidio y los de 52 que también reciben esa ayuda.

Junto a Méndez y Toxo han comparecido en la rueda de prensa Luis Barriga, de la asociación de directores y gerentes de servicios sociales; y Juan Ignacio Bartolomé, de Economistas contra la crisis.

Ambas entidades están integradas en la Plataforma social en defensa del estado del bienestar y los servicios públicos.

Barriga ha visto como un "golpe brutal" al estado del bienestar y nuevo "ataque" al estado social el real-decreto ley que ha considerado además "una especie de suicidio o torpeza económica" que afecta principalmente a la atención a las personas dependientes.

Bartolomé ha subrayado que el fin es anular la redistribución de rentas y acabar con el estado del bienestar, porque se trata de cambiar el modelo social, de ahí que las medidas fiscales aprobadas sean "claramente regresivas".