Informe pericial

El FROB pide bloquear los bienes de los exdirectivos de Banco de Valencia

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha presentado ante la Audiencia Nacional un informe pericial en el que acusa a exdirectivos de Banco de Valencia -el ex consejero delegado, Domingo Parra, y el ex director general, Aurelio Parra- de utilizar la entidad para realizar diversas operaciones financieras e inmobiliarias a través de sociedades instrumentales sin el conocimiento del consejo de administraciones. El informe, desvelado ayer por la Cadena SER, considera que estas operaciones supusieron un "grave perjuicio" para Banco de Valencia y generaron una estafa por cerca de 137 millones. El FROB ha solicitado el embargo cautelar de las cuentas bancarias y los bienes de todos los denunciados, a los que se les acusa de los delitos de estafa, apropiación indebida y administración desleal.

Las citadas operaciones habrían beneficiado a la empresa Fomento Urbano Castellonense, de la familia Calabuig, que, según investiga el FROB, habría compensado a Parra por la operación que le dio el control de Aguas de Valencia o por los beneficios que obtuvo de las operaciones inmobiliarias. En un comunicado, el Grupo Fomento Urbano afirmó ayer que desde la compañía "de ninguna manera se ha contribuido al desequilibrio financiero que sufre Banco de Valencia".

El pasado junio, el FROB, que controla Banco de Valencia desde que fue intervenida por el Banco de España, presentó una denuncia ante la Audiencia Nacional contra los anteriores gestores, entre ellos el expresidente José Luis Olivas y el ex consejero delegado Domingo Parra, por diversas actuaciones que podrían ser constitutivas de delito, a raíz de la cual la Fiscalía solicitó a la Audiencia Nacional que asumiera el caso.

Aurelio Izquierdo ocupa actualmente el cargo de director financiero de Bancaja, una de las socias de Bankia, expropietaria del 39% de Banco de Valencia. Izquierdo renunció hace unas semanas a seis millones de los cerca de 14 millones que le corresponderían como indemnización y pensión. Por su parte, Domingo Parra se vio obligado a dimitir como consejero delegado de Banco de Valencia el 7 de octubre de 2011.