El precio del alquiler no podrá superar los 200 euros al mes durante dos años

El Ayuntamiento de Madrid alquilará 200 casas a familias en riesgo de exclusión

Primera Administración que adopta medidas drásticas para paliar los efectos de los desahucios. El Ayuntamiento de Madrid pondrá a disposición de las familias en riesgo de exclusión 200 viviendas en alquiler por las que no pagarán más de 200 euros al mes durante dos años. Cáritas, Cruz Roja y Provivienda colaboran en la iniciativa.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, presentará hoy el programa Red de viviendas solidarias 2012-2015, una iniciativa que pretende dar respuesta a la necesidad de vivienda de personas y familias en riesgo cierto de exclusión social, tal y como explicaron ayer fuentes municipales. El programa, promovido por las áreas de Urbanismo y Vivienda y de Familia y Servicios Sociales, consiste en la puesta a disposición, en régimen de alquiler, de 200 viviendas del parque público madrileño, de las cuales 70 ya están disponibles, a falta simplemente de que se decidan sus adjudicatarios definitivos.

Las personas o familias que deseen acogerse al programa deben cumplir ciertos requisitos esenciales. En primer lugar, ser mayor de edad -basta con que lo sea el cabeza de familia- y carecer de vivienda. Los candidatos, además, deberán llevar al menos seis meses empadronados en Madrid y aceptar, o bien estar ya inmersos, en un proceso de intervención social por parte de los servicios municipales o de alguna de las entidades que colaboran en la iniciativa. Deberán también contar con unos ingresos suficientes como para cubrir sus necesidades básicas, incluyendo los gastos derivados del alquiler de la vivienda, pero sin exceder un límite máximo de renta que va desde los 18.640 euros anuales para familias de un solo miembro, hasta los 20.114 para las compuestas de cuatro o más miembros. Los hogares con niños o algún miembro en situación de discapacidad partirán con ventaja sobre los demás .

La selección de beneficiarios correrá a cargo de una comisión en la que estarán representadas tanto el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento como las entidades colaboradoras que firman hoy el acuerdo y que, de momento, son tres: Cáritas, Cruz Roja y Provivienda. Entidades que, por cierto, no tendrán un papel accesorio en el programa, ya que serán ellas, en primera instancia, las arrendatarias de las viviendas ofertadas, que a su vez serán subarrendadas a las familias beneficiarias. Del pago de los gastos generales de las casas (agua, luz, gas, comunidad y tasas) también responderán estas entidades, así como de los posibles desperfectos que se pudieran producir en los inmuebles. Además de estas obligaciones, deberán comunicar a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) la identidad de los ocupantes de las casas, realizar un seguimiento del uso que hacen de los inmuebles y evitar el hacinamiento en los mismos, fijando el número máximo de ocupantes en función de su tamaño.

La duración de la estancia se determinará según el programa específico de intervención al que se someta cada familia, aunque inicialmente se cifrará en un año, prorrogable a otro más. No obstante, las fuentes municipales consultadas reconocen que, aunque se trate de una iniciativa coyuntural, cabe la posibilidad de prolongar la estancia de algunos inquilinos si perdura el riesgo de exclusión social. Aunque solo en circunstancias excepcionales.

Las viviendas ofertadas

La renta mensual de las viviendas se calculará a razón de tres euros por metro cuadrado, hasta un máximo de 200, y se revisará anualmente de acuerdo con el IPC. Las 70 viviendas disponibles a fecha de hoy tienen entre una y cuatro habitaciones, aunque predominan las de dos y tres. En lo que concierne a su ubicación dentro de la capital, el Consistorio ha confirmado que hay 29 en Villaverde, 28 en Usera, siete en Villa de Vallecas, dos en Moratalaz y sendos pisos en los distritos de San Blas, Ciudad Lineal, Tetuán y La Latina, respectivamente.

370 llaves

La EMVS (Empresa Municipal de Vivienda y Suelo) también hace entrega hoy de las llaves de más de 370 viviendas de protección oficial, correspondientes a seis promociones distintas. No obstante, quedan pendientes de atender más de 13.000 solicitudes.

El desahucio cada vez acecha a más hogares

La palabra desahucio se ha puesto tristemente de moda. Los medios la repiten incesantemente, como un oscuro mantra que, en vez de prometer el éxtasis, amenaza con la posibilidad de que se queden sin hogar cada día más familias. El año pasado, sin ir más lejos, en España se cursaron 58.241 ejecuciones de desahucio, un 22% más que en 2010. De ellas, 9.460 se tramitaron en Madrid, que fue la región más afectada después de la Comunidad Valenciana y Andalucía, con 13.711 y 9.864 desalojos respectivamente. El pertinaz aumento del paro y la pérdida de poder adquisitivo han forzado a muchas familias a dejar de pagar sus hipotecas y alquileres, a la par que han surgido diversas iniciativas encaminadas a demorar los desahucios. O, como sucede con este nuevo programa del Consistorio madrileño, a atenuar su impacto sobre las personas que los padecen.