La entidad destaca su solvencia

El Banco Sabadell insiste en que "bajo ningún concepto" pedirá ayudas públicas

El presidente de la entidad, Josep Oliu, ha dicho que en el futuro habrá un reducido número de entidades financieras privadas y aquellas que habrán recibido ayudas públicas que, por lo tanto, estarán bajo el control de las autoridades económicas.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha insistido hoy en que la entidad, "en ningún caso y bajo ningún concepto", pedirá ayudas públicas para su recapitalización.

Oliu ha mantenido un encuentro en Barcelona con un grupo de clientes de SabadellUrquijo, la unidad de negocio de Banco Sabadell, especializada en prestar servicios de banca privada.

El directivo ha destacado la solvencia de la entidad y ha incidido en que el Sabadell no acudirá a la línea de crédito abierta por la Unión Europea (UE) en favor del sector bancario español, ha informado la entidad catalana en un comunicado.

Oliu ha vaticinado que en España habrá en el futuro un reducido número de entidades financieras privadas, de solvencia contrastada, entre ellas el Sabadell, junto a un conjunto de entidades que habrán recibido ayudas públicas y que, por tanto, estarán bajo el control de las autoridades económicas.

El presidente de Banco Sabadell ha subrayado también que España "es un país solvente, que puede pagar sus deudas", pese a que los mercados, "y más concretamente algunos agentes económicos independientes con sede en Londres y Nueva York, están jugando en contra de nuestro país".

Ha defendido, en este sentido, la necesidad de seguir avanzando en el proceso de construcción europa y de poner en marcha un plan de ayudas para los países con problemas, bajo el control de las autoridades de la UE.

Oliu ha querido transmitir a los clientes un mensaje de optimismo y ha asegurado que "saldremos de esta crisis", ya que España "tiene indudables fortalezas", aunque antes haya que hacer "una serie de ajustes que resultan imprescindibles para corregir los desajustes originados en el pasado".

"Antes de que estallase, mucha gente pensaba que el período de prosperidad sería algo indefinido en el tiempo. Era un error. Ahora también hay quien opina que la crisis será eterna. Es otro error", ha remarcado.