La prima de riesgo sube a 574, mientras el Ibex cae el 0,75% y pierde los 6.700 puntos

La deuda española sigue en récord tras la prórroga para cumplir con Bruselas

El bono español a 10 años superó ayer el nivel crítico del 7%, considerado como insostenible a largo plazo, ante las incertidumbres sin resolver que rodean a España. El acuerdo para retrasar un año los objetivos de déficit suavizó el ritmo de las caídas en el Ibex, pero no evitó que el índice concluyera con un descenso del 0,75%. La prima subió a 574 puntos.

Comienza la cuenta atrás para la recapitalización europea del sistema financiero español y en los mercados la situación se ve con ciertos tintes sombríos. La prima de riesgo de España se asomó a sus máximos históricos, al llegar a 580 puntos básicos. Luego se moderó, aunque no demasiado, pues se quedó al cierre en el entorno de los 574, prácticamente máximo histórico de cierre. Este spread es el diferencial entre la rentabilidad exigida a la deuda española y a la alemana, considerada como el activo libre de riesgo. El rendimiento en el secundario del bono español a diez años volvió a traspasar la frontera crítica del 7%. Tras rebasarla y perderla varias veces, la rentabilidad se situó en el 7,06%. Aunque todos los bonos periféricos sufrieron, hay que resaltar que la subida de 11 puntos básicos experimentada por el bono español fue la mayor de todas. Para los expertos, la solución al caos que domina a la deuda pasa de forma imprescindible por el BCE.

"Hay un problema de confianza que solo se resuelve reconduciendo las cuentas públicas, pero eso no es algo instantáneo. Mientras tanto, se necesita la intervención del BCE, que no sé a qué está esperando", explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. Precisamente, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y el líder la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, coincidieron ayer en invocar al BCE para que haga una compra masiva de deuda pública.

"De forma inmediata, hay caja suficiente para el Tesoro. El problema llegará en otoño, cuando sea necesario atender unos vencimientos muy importantes. Por eso, sería conveniente que en la UE se dieran pasos para resolver el problema de la deuda española, no en otoño, sino cuanto antes", explica Alberto Matellán, experto de renta fija en Inverseguros, que recalca: "Los políticos de la UE son expertos en acordar cosas y luego no llevarlas a cabo".

Y a todo esto, en Bruselas se discute el plan de rescate de la banca española, dotado con 100.000 millones de euros, y las metas de déficit, que cambiarán por tercera vez. En principio, el Eurogrupo hará oficial hoy un acuerdo por el que el nuevo objetivo de déficit público de España será del 6,3% este año; del 4,5% en 2013 y del 2,8% en 2014. La contrapartida serán más medidas de ajuste.

Impacto discreto

La noticia de la relajación de los objetivos de déficit tuvo un impacto discreto en los mercados. En el de la deuda, el efecto fue prácticamente nulo. En la Bolsa, se frenó el ajuste, que llegó a ser del 1,89% a las 11.00 horas de la mañana, si bien no se pudieron evitar los números rojos. El Ibex cedió un 0,75% y terminó en 6.688,3 puntos, perdiendo la barrera técnica de los 6.700 puntos.

"La pelea entre el BCE y los líderes políticos hace que ninguno tome decisiones, que haya más decepción en los mercados y continúe la volatilidad. No hay ninguna visibilidad en el mercado y los inversores no quieren entrar en estas condiciones, por muy barata que esté la Bolsa", resume Victoria Torres, responsable de análisis en Self Bank.

Ninguno de los bancos listados en el Ibex terminó ayer en positivo. Bankinter cedió un 1,78%; Bankia, un 1,77%; Santander, un 1,69%; BBVA, un 1,37%; Sabadell, un 1,10%; CaixaBank, un 0,49% y Popular, un 0,37%. La incertidumbre sobre el rescate a la banca pesa como plomo. El ministro de Economía, Luis de Guindos, admitió ayer que habrá condiciones específicas de capital y también genéricas para el sector. Guindos puso la fecha del 20 de julio, como el día en que el acuerdo debería quedar cerrado.

Intereses negativos en Francia

El Banco de Francia, la autoridad central del país, confirmó ayer que el PIB galo experimentó una contracción del 0,1% en el segundo trimestre del año, evidenciando el declive económico del país. Eso, sin embargo, parece estar importando muy poco a los mercados. El Tesoro francés logró colocar ayer letras a tres y seis meses a un interés negativo. En concreto, Francia emitió 3.917 millones en papel a tres meses a un interés negativo del 0,005% y 1.993 millones a una tasa negativa del 0,006%.

Francia también vendió letras a 12 meses a un interés extraordinariamente bajo, del 0,013%. A pesar de los problemas económicos, que obligarán al Gobierno a idear medidas restrictivas para evitar que la deuda se dispare por encima del 90% del PIB, el mercado sigue sin penalizar sin exceso a la deuda soberana alemana. Los tipos solo superan el 1% a partir de los bonos a cinco años y el 10 años están en el 2,42%.

Alemania también se beneficia de la percepción de puerto seguro por excelencia en la deuda europea. El Tesoro alemán vendió ayer 3.290 millones de euros en letras a seis meses con una tasa negativa del 0,034%. Desde el comienzo de la crisis, el país ha conseguido financiarse a tasas históricamente bajas. En tres meses, el rendimiento del bund a 10 años ha pasado del 2,05% al 1,32% y hace un mes llegó a estar en el 1,17%.

CLAVES

El BCE. El presidente de la autoridad monetaria europea, Mario Draghi, aseguró ayer en su comparecencia ante el Parlamento Europeo que la entidad "hará lo que haga falta" para mitigar la crisis, con la condición de que cualquier medida esté "dentro de los límites" de su mandato. Draghi aseguró que el BCE "está explorando todo tipo de soluciones".

PORTUGAL. La banca portuguesa batió en junio un nuevo récord de apelación al BCE, al solicitar 60.502 millones de euros, según los datos facilitados ayer por el Banco de Portugal. La cifra supone un aumento de 2.000 millones sobre mayo y contrasta con la caída del crédito concedido a empresas y familias, que cae un 17% en 12 meses.

TRAMOS CORTOS. La presión en los tramos cortos de la deuda es enorme. Las letras a tres meses cotizan en el secundario al 1,7%, mientras que las de seis meses están en el 2,7% y las de un año en el 4,03%. La próxima subasta de letras es el martes 17.

BONOS REFUGIO. Suiza es el caso más extremo de bono refugio, con un rendimiento en el 10 años del 0,5%. Dinamarca está en el 1,1%; Suecia y Alemania, en el 1,3%; Finlandia, en el 1,5%; Reino Unido en el 1,6% y Noruega, en el 1,7%.