Su nueva estrategia reduce sus precios por debajo de Mercadona y Carrefour

¿Y si El Corte Inglés fuera el supermercado más barato?

Luminoso de uno de los centros comerciales de El Corte Inglés
Luminoso de uno de los centros comerciales de El Corte Inglés

El Corte Inglés ha cambiado el ritmo en alimentación y droguería y los resultados de este movimiento son, en cierto modo, sorprendentes. Nada hacía prever hace unos meses que pudiera llegar a ser más barato que sus principales competidores, Mercadona y Carrefour. Pero así es. Según una muestra de productos realizada por este diario, hacer la compra en los supermercados del grupo presidido por Isidoro Álvarez puede ser más barato que en sus tradicionales rivales.

Cuando El Corte Inglés presentó hace unas semanas su cambio de rumbo, bajando un 20% el precio de 5.000 productos, aseguró que su intención no era tener las tarifas más bajas que sus competidores, sino ser más competitivos sin cambiar su estrategia marquista.

"Tenemos que espabilar, hemos transmitido una sensación de estabilidad cuando nuestros competidores han bajado precios. No tenemos intención de ser una cadena low cost, pero sí queremos tener la misma referencia de precios que los grandes de la distribución en alimentación como Mercadona y Carrefour", explicó el responsable de Compras del Área de Alimentación de El Corte Inglés, Víctor del Pozo. Esta rebaja de precios de El Corte Inglés se ha realizado gracias a un recorte de márgenes. Es decir, la compañía sabe que obtiene menos beneficio por cada producto vendido, pero confía en compensarlo atrayendo a un mayor número de clientes con el gancho de las marcas al mejor precio. Así, una cesta de 26 productos que incluye marcas como Axe, García Baquero, Gillette, Coca-Cola, Mahou, Fontvella, Danone o Campofrío, cuesta en El Corte Inglés 69,8 euros, frente a los 70,8 de Mercadona o los 71,08 de Carrefour. Un diferencial no excesivamente alto pero que pone de relieve el cambio de política comercial.

¿Y qué piensan sus competidores? No tienen intención de pisar el freno en lo que a precios se refiere. Carrefour reconoce que va mantener la misma estrategia "de ser los más competitivos en todas y cada una de las secciones". Mientras, Mercadona asegura que va a continuar con su estrategia de control de costes, que denomina "disciplina". La compañía valenciana explica que durante el ejercicio 2011, esta estrategia le permitió, junto a sus proveedores, un ahorro de costes de 686 millones de euros.

Y Alcampo, tampoco cambia de dirección. De hecho, tal y como adelantó CincoDías el pasado sábado, ha creado la sociedad Superalcampo con la que tratará de recuperar posiciones en el segmento de los súper de barrio. No en vano, estos son los grandes beneficiados de la crisis, ya que los consumidores han segmentado sus compras: menos gasto en más ocasiones. Un segmento donde El Corte Inglés cuenta con Supercor Exprés y Carrefour con Express y Market.

Los híper franceses Leclerc aceleran el paso en España

En un momento donde los hipermercados reducen su peso en favor de otros formatos, algunos nombres han empezado hacerse notar para tratar de ganarse un hueco en el mercado español. Es el caso de la cadena francesa de hipermercados E. Leclerc que ha puesto en marcha una agresiva campaña de promoción en la que trata de convencer de su estrategia de precios low cost.

E. Leclerc no es una cadena muy conocida entre los consumidores españoles, a pesar de que cuenta con 17 establecimientos, 8 de ellos en la Comunidad de Madrid. Pero su modelo de negocio está bastante claro: "Comprar lo más barato posible para vender lo más barato posible", asegura el grupo al explicar su filosofía. Una política de precios basada sobre todo en sus marcas blancas en una línea similar, por ejemplo, a la del grupo alemán Lidl.