Mañana, protesta ante el Ministerio de Industria

La 'marcha negra' llega a Madrid

Hoy confluyen en Ciudad Universitaria (Madrid) las marchas mineras provenientes de Asturias y León con la de Aragón. A las diez y media de la noche emprenderán juntos una marcha nocturna hacia la Puerta del Sol y mañana protestarán ante el Ministerio de Industria.

Los mineros están a punto de tomar Madrid. Los 167 de las columnas de Asturias, Palencia y León llevan mes y medio en huelga y una veintena de días caminando por la carretera. Ayer por la tarde llegaron al barrio de Aravaca, al noroeste de Madrid, de donde saldrán a las siete de la tarde rumbo a Ciudad Universitaria, donde se reunirán con los alrededor de 70 integrantes de la marcha negra proveniente de Aragón y Castilla-La Mancha, que pasaron ayer la noche en Alcobendas. Cuatrocientos kilómetros después, esta tarde emprenderán juntos el camino hacia la Puerta del Sol.

"Llegamos a Madrid muy cabreados y con mucha rabia. Si el Gobierno tumba el sector minero, se habrá acabado con los más indignados, y España entera quedará sumisa", exclamaba ayer por la noche David Vázquez, de 31 años, de la mina de Santiago de Aller (Asturias), explotada por Hunosa.

"Es muy gratificante encontrar que los pueblos nos acojan como lo hacen aquí. No venimos a dar pena, sino a dar ejemplo para que todo el mundo se levante y salga a la calle porque están recortando en todos los sectores", explicaba Vázquez en la bulliciosa plaza de la urbanización de Rosa Luxemburgo, en Aravaca, donde se había organizado un concierto solidario con presencia de, entre otros, Víctor Manuel, Luis Pastor y Eduardo Aute. "Con mis canciones he venido a pedir que se les escuche y se les haga caso. No hay más", sentenció Aute. Víctor Manuel conmocionó a la plaza con El abuelo Víctor, al que corearon los presentes con el puño al aire. "Yo ya estoy vieja, pero si pudiera, caminaría con ellos. Iré a la manifestación del 11 [mañana, ante el Ministerio de Industria], allí estaré", declaró indignada la actriz Pilar Bardem, también presente.

La marcha minera, que ha levantado simpatías por casi todas las tierras que ha pisado, representa al sector más afectado por los recortes. Las subvenciones para las minas se verán recortadas en un 63% en los Presupuestos aprobados en marzo. Los sindicatos denuncian que provocará el cierre de las minas de carbón en Asturias, León, Palencia y Castilla-La Mancha.

"Lo que le pedimos al ministro [de Industria, José Manuel Soria], es que salga por la ventana, nos vea y nos dé lo que nos ha quitado, porque tenemos un plan firmado con la Unión Europea hasta 2018 que no está cumpliendo", reivindicó David Fernández, de 35 años, minero de Campa (Asturias) que lleva en marcha desde el 21 de junio. "Entramos en Madrid con ánimo y ganas de luchar por lo nuestro. Si no se arregla, los empresarios cerrarán la mina y nos iremos, primero al paro y, después, a pedir", añadió el trabajador de Carbonar. "Nos están quitando ayudas a la explotación para que las empresas sigan siendo viables a partir de 2018. Somos el único sector energético español. Si acaban con él, tendremos que comprar el carbón a Alemania, que vuelve a abrir minas", explicó.

Hoy se reunirán con el grupo proveniente de Aragón en Aravaca, donde celebraran una jornada festiva para celebrar el encuentro. "Mañana descansamos", decía ayer Vázquez en referencia a hoy, "lo que significa que no nos levantaremos a las 5 de la madrugada. Caminaremos solo unos 6 kilómetros, que no es nada en comparación con los 30 o 40 kilómetros diarios que hemos hecho hasta ahora". Tanto el padre como el abuelo de David Vázquez murieron en la mina y él lleva desde los 18 años trabajando allí. "Lo llevo en la sangre, pero yo soy electricista. Hice un grado superior para no tener que hacer el trabajo más duro de la mina".

Los mineros han dormido en el polideportivo del Colegio Público Rosa Luxemburgo de Aravaca, tras una velada "muy emotiva", según los lugareños. Los vecinos han puesto alrededor de 40 casas a disposición de los familiares. La velada de ayer, organizada por la Asociación cultural Rosa Luxemburgo de Aravaca, fue motivo de orgullo para los residentes. "No recuerdo haber visto esta plaza tan llena ni en las fiestas del pueblo", admitió Manuel Ibáñez, joven vecino de la zona. "Estoy emocionado de ver que en Aravaca hemos acogido a gente como esta, que lucha por sus derechos", añadió.

"Son pueblos que realmente viven de la minería y, en el momento en que se les aplica un recorte importante, mueren. Por eso, entiendo que tienen una reivindicación justa y, si han tenido la capacidad y la fuerza de voluntad de llegar hasta aquí andando, creo que lo mínimo que podemos hacer es colaborar con ellos", declaró Inés García, otra vecina.

En la marcha de esta noche en la capital, los mineros esperan despertar aún más simpatías. "Seguro que reunimos a mucha gente. Asturias, al menos, vendrá entera", vaticina David Fernández, "muchos nos apoyan, porque también tienen sus problemas por reivindicar".

Industria, implacable

No hay "ni un céntimo más" para las subvenciones para la minería este año. Así lo ha reiterado el subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, Enrique Hernández, en unas declaraciones en Santander recogidas por Europa Press. Hernández ha insistido en que el Gobierno "no quiere acabar con la industria del carbón", pero los sindicatos consideran que el recorte del 63% en las ayudas (lo que supone un ahorro de 200 millones en los Presupuestos Generales del Estado) acabará con numerosas minas este año. Los mineros denuncian que con este recorte, el Gobierno está incumpliendo un acuerdo firmado con la Unión Europea para cerrar las minas de manera progresiva entre 2013 y 2018.

A. T.