Las aerolíneas alegan contra la retroactividad una disposición de la Ley de Presupuestos

Hacienda discrepa de Fomento en el pago a posteriori de tasas aéreas

Las aerolíneas han encontrado en Hacienda un aliado en su batalla contra el cobro retroactivo del alza de las tasas de Aena. El secretario de Estado de este ministerio remitió en mayo una carta a Ryanair afirmando que las nuevas tasas no se aplicarían a aquellos billetes emitidos antes de ser publicadas en el BOE. En su batalla judicial, el sector esgrimirá una disposición final de la Ley de Presupuestos para invalidar la retroactividad.

Hacienda discrepa de Fomento en el pago a posteriori de tasas aéreas
Hacienda discrepa de Fomento en el pago a posteriori de tasas aéreas

Aena y el Ministerio de Fomento han conseguido lo que parecía imposible en el sector de la aviación civil y el turismo: unir en un frente común a todas las empresas, incluidas las denostadas aerolíneas de bajo coste. El alza de las tasas para 2012 y la aplicación del cobro retroactivo de los incrementos para los billetes que se compraron antes del 1 de julio (fecha de su publicación en el BOE) han conseguido el milagro.

La semana pasada se vivió un clima de tensión en los aeropuertos. La mayoría de las aerolíneas anunciaron que no les quedaba otra opción que cobrar el incremento de las tasas y los pasajeros temían que les reclamarían la diferencia en el momento de realizar las operaciones de facturación antes de la salida de sus vuelos, justo en los días de operación de salida de vacaciones.

Al final, la mayoría de las empresas aéreas tomaron la situación con calma y han decidido actuar coordinadamente en el frente judicial. Por ahora no se viven situaciones desagradables por la reclamación al pasaje de la diferencia del precio por las tasas.

Coordinadas a través de sus patronales ALA, Aceta y AECA, las compañías ultiman una estrategia común de reclamación ante los tribunales para evitar la retroactividad en el cobro del alza de tasas. La estrategia tiene como principal soporte argumental la disposición final trigésima segunda de la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2012. De manera escueta pero tajante, afirma que "la presente ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado".

Los abogados de las patronales entienden que este pronunciamiento en contra de la retroactividad "afecta tanto al cobro de las tasas por parte de Aena a las aerolíneas como a su aplicación en la incorporación del impuesto al precio de los billetes que necesariamente tuvo que hacerse con anterioridad".

En esta batalla contra el cobro a posteriori del incremento de tasas, las aerolíneas han encontrado un aliado con el que no contaban. La low cost Ryanair envió en abril una carta al Ministerio de Hacienda pidiendo una aclaración sobre si debía comenzar a repercutir en los billetes que estaba vendiendo entonces el incremento de las tasas aeroportuarias que ya había aprobado del Gobierno y que estaban discutiéndose en el Parlamento.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, contestó con una carta fechada el 4 de mayo en la que afirmaba lo que sigue: "Los nuevos importes de las prestaciones patrimoniales de carácter público aeroportuarias no serán de aplicación respecto de los billetes que ya han sido vendidos con anterioridad a la publicación de la Ley de Presupuestos, aun cuando se refieran a vuelos con origen o destino en España que se produzcan con posterioridad a la vigencia de la norma".

La interpretación contradice las tesis del Ministerio de Fomento, que afirma que la tasa aplicable se refiere al momento en el que se produce el vuelo, "como ha ocurrido en años anteriores".

Ryanair da cinco días a sus clientes para cancelar

Ryanair remitió este fin de semana una carta a los clientes que han reservado un vuelo con la compañía para informarles de que tienen de plazo hasta el próximo viernes, 13 de julio, para cancelarlo si se oponen a pagar el aumento de tasas de Aena aprobado en la Ley de Presupuestos. En la misiva, la empresa recuerda su disposición a repercutir a todos sus viajeros la subida de impuestos "en la misma tarjeta con la que efectuaron sus reservas". Para un vuelo que parta de Madrid, supone un incremento de 9,12 euros.

Por otra parte, las tasas aeroportuarias tienen una víctima añadida que no ve claro cómo escapar de este pago: las agencias de viajes. Estas compañías venden paquetes turísticos completos, con vuelo y hotel, además de servicios suplementarios, a sus clientes.

Si las circunstancias económicas que afectan a este viaje combinado cambian, por subidas de impuestos como es este caso, la ley impide a estas empresas realizar ninguna modificación, ni de condiciones ni de precio, con menos de 21 días de antelación. Es decir, si las aerolíneas repercutieran el alza de las tasas aeroportuarias a los clientes y las agencias, que entró en vigor el 1 de julio, estas empresas no podrían traspasarlo al precio de los viajes combinados que salieran antes del 22 de julio. A partir de esa fecha, ya podrían modificar este coste. Este desfase entre lo que se pagó en la reserva por el vuelo y lo que se pagará el día que se realice este, que es el momento en el que se liquidan las tasas, lo van a tener que asumir las agencias de viajes porque "las aerolíneas no lo van a asumir", apunta Michel Durrieu, presidente de la asociación de agencias de viajes de negocios Gebta en España. El impacto conjunto podría ascender a 100 millones de euros.

Expectación

Aena liquidará las tasas en agosto

-Tregua: las aerolíneas saben que hasta agosto Aena no liquidará las tasas con los nuevos precios correspondientes a julio. Hasta entonces se mantendrá una tregua.

-Reclamación: en función de la factura que el propietario de los aeropuertos les pase en ese momento, tomarán o no las medidas. Si les reclama el alza de los billetes vendidos y no volados antes del 1 de julio, el conflicto está servido.

Una larga batalla con mil frentes desde marzo

Las aerolíneas españolas y las compañías internacionales que tienen destinos en la red de 48 aeródromos de Aena mantienen una guerra prolongada contra la subida de tasas y contra el carácter retroactivo de su aplicación desde que en marzo se conoció su contenido en la Ley de Presupuestos de 2012 que el Gobierno remitió al Parlamento. Aceta, ALA y AECA, patronales del sector nacional, junto a IATA, la gran asociación internacional de aerolíneas, calificaron el alza desde el primer momento como "desmedida".

Desde entonces han iniciado una batalla para denunciar la falta de transparencia en la aprobación de los nuevos precios y para recurrirlas en todos los ámbitos nacionales e internacionales. Las patronales citadas estiman que el alza media del 18,7% de las tasas penaliza de manera "dramática" a los principales aeropuertos de la red, con incrementos del 50,27% en el aeropuerto de Madrid-Barajas y del 53,59% en el de Barcelona-El Prat.

Están convencidos de que este incremento puede vulnerar la letra y el espíritu de la directiva europea sobre tasas que España transpuso en marzo de 2011 y que fija en el tope de cualquier incremento en el IPC más el 5%.

Las patronales, además, denuncian que Aena y el Ministerio Fomento no están cumpliendo las exigencias de la directiva ya que no han mantenido ningún tipo de reunión con el sector de cara a la modificación de las tasas correspondientes a 2012, ni tampoco a las de 2013.

La cifra

9 es el incremento en euros del precio de un billete como consecuencia de la subida de tasas aplicada en Barajas y El Prat.