Declaraciones del ministro chipriota de Economía

Chipre concretará dentro de un mes el monto de su rescate financiero

Chipre podrá concretar a principios de agosto el monto de la ayuda financiera que tendrá que recibir de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar el sector bancario y atender las necesidades del Estado, según anunció hoy el ministro chipriota de Economía, Vassos Sharly.

Aunque el ministro no quiso concretar aún cifras, sí que reconoció que las necesidades de las finanzas publicas hasta finales de 2014 suponen unos 4.000 millones de euros.

En cualquier caso, Sharly anunció que la negociación con los técnicos de la 'troika' que forman FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) se abrirá a finales de julio, cuando haya concluido la evaluación de las cuentas chipriotas, una inspección que comenzó hoy mismo.

Sharly explicó que la reunión de hoy con los inspectores internacionales "ha sido la primera y con un carácter informativo sobre la manera en que programarán su trabajo". Agregó que los representantes internacionales ya han tenido encuentros con el Banco Central de Chipre y que su objetivo es finalizar el trabajo el viernes día 13 de julio. "El objetivo final de todo el procedimiento es que dentro de un mes (la troika) pueda completar una propuesta, que será tratada con nosotros, y luego decidir", añadió Sharly.

Los técnicos examinarán con especial atención el sector bancario de la isla mediterránea, muy debilitado por el efecto de la quita de la mitad de la deuda pública de Grecia en manos privadas, y que ha dejado descapitalizadas a entidades con bonos estatales helenos.

Sólo los dos principales bancos chipriotas requieren una inyección de 2.300 millones de euros, aunque otras evaluaciones, como la de la agencia de calificación Fitch, calcula que todo el sector puede requerir hasta 6.000 millones de euros, el 30 % del PIB de la isla.

Algunas fuentes han estimado que el rescate podría llegar en ese caso a los 10.000 millones de euros, el 50% del PIB de Chipre, para dar respuesta no sólo a las necesidades de recapitalización de la banca sino también a las del Estado.

Debido a que Chipre tiene cerrado el acceso a los mercados desde hace meses, el pasado lunes solicitó ayuda a sus socios de la zona del euro.

El Eurogrupo aceptó la petición de ayuda pero estableció que se debería aplicar un programa de ajuste completo a toda la economía, junto con el FMI, y no solamente limitado al sector bancario.