Pide que se reduzcan las barreras de entrada de los operadores

La CNC asegura que los carburantes en España vuelven a estar entre los más caros de la UE

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) vuelve a señalar, en un nuevo informe sobre el mercado de los carburantes en España, que los precios antes de impuestos siguen estando entre los más altos de la UE, y por encima de economías de tamaño comparable. A juicio de Competencia, esto se debe a "un menor nivel de competencia a lo largo de la cadena de comercialización".

Así, pone en evidencia que, entre febrero de 2011 y febrero de 2012, los precios de la gasolina 95 (GNA95) se incrementaron un 21%, al pasar de 63,4 céntimos por litro a 76,8 céntimos por litro. En este mismo periodo, los precios del gasóleo A de automoción (GOA) subieron un 16%, al incrementarse de los 70 céntimos por litro a los 81,3 céntimos por litro de febrero de 2012.

Para Competencia, esta evolución al alza de los precios minoristas antes de impuestos de los carburantes es común a todos los países europeos, si bien en España este incremento "ha sido especialmente intenso" respecto al ocurrido en la UE y en la Eurozona. "Comparativamente, los precios minoristas de los carburantes en España, que ya estaban entre los más elevados de la UE, se han mantenido en las primeras posiciones en el último año", dice el organismo en el estudio.

En este sentido, exige con "urgencia" poner en marcha medidas para aumentar la competencia mediante la reducción de las barreras de entrada y expansión de los operadores petrolíferos. Esta petición ya la realizó la CNC en un informe anterior de hace tres años, fechado en marzo de 2009, por lo que ahora vuelve a incidir en las mismas peticiones, pero exige que se hagan con celeridad.

En el análisis provincial realizado por el informe, la CNC concluye que en las provincias con menos operadores la gasolina es más cara. En concreto, apunta que el análisis por provincias "evidencia una relación directa entre la concentración de la oferta minorista", es decir, de las estaciones de servicio, y los precios medios antes de impuestos en la zona.

Asimismo, el estudio demuestra el llamado "fenómeno de cohetes y plumas". Esto quiere decir que los precios minoristas antes de impuestos reaccionan más rápidamente ante incrementos de los precios internacionales ("cohetes") que ante reducciones de los mismos ("plumas"). Según Competencia, esto supone un perjuicio para los consumidores finales y todas aquellas empresas para las que los carburantes son un input fundamental.

Ante estos resultados, la CNC habla de la existencia de colusión en el mercado para explicar las asimetrías en la velocidad de ajuste de los precios minoristas nacionales a las variaciones en los precios internacionales del carburante. Pero también advierte que la existencia de estas asimetrías en el ajuste de los precios minoristas nacionales no supone, por sí solas, que haya comportamientos de los operadores contrarios a la normativa de competencia. Para el organismo que preside Joaquín García podrían estar asociados estos efectos, igualmente, a situaciones de reducida competencia efectiva en el mercado.

A tal fin, cree necesario la búsqueda de acciones que redunden "en la remoción de ciertos elementos que actúan como barreras a la introducción de mayor competencia en este sector".