La CE pide que reduzcan su catálogo para no copar el mercado

Almunia estudia vetar la fusión de la discográfica EMI con Universal

La fusión entre dos de las mayores discográficas del mundo, EMI y Universal, se enfrenta al posible veto de la Comisión Europea. Las dos compañías disponían de plazo hasta ayer para presentar ante el organismo comunitario un paquete de medidas que reduzca su potencial dominio del mercado.

Fuentes citadas por Reuters indican que las discográficas podrían ofrecer la venta de parte de su catálogo o una mejora en las condiciones en las que permitirían su utilización por parte de otras compañías rivales.

El objetivo sería superar las objeciones planeadas por el departamento de Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia, el cual ha reclamado en un pliego de cargos sobre la fusión que "Universal reduzca significativamente su cuota de mercado". El plazo para que la Comisión emita su veredicto expira el 3 de septiembre.

"Mantendremos una estrecha colaboración con la Comisión y esperamos conseguir el visto bueno", señaló ayer Universal en una breve declaración. La fusión también está siendo analizada en EE UU por la Comisión Federal de Comercio.

Universal, propiedad de Vivendi, cuenta entre su catálogo con superventas actuales como Lady Gaga, U2 o Rihanna. En EMI figuran grupos históricos de la talla de los Beatles. La unión de las dos compañías daría lugar a una discográfica que sería el doble de su más inmediato rival.

Universal ha intentado convencer a los funcionarios de Almunia que los clientes no tienen nada que temer de su colosal tamaño, porque disponen de numerosas alternativas en la distribución musical, en particular, en el mundo digital.

Pero el argumento no parece haber convencido a Bruselas, entre otras cosas porque Universal/EMI coparían hasta el 40% de la música distribuida a través de iTunes y Spotify, dos canales de los que pasaría a ser el principal proveedor.

Bruselas tampoco ha aceptado la amenaza de la piratería como eximente, de modo que las dos discográficas tendrán que hacer concesiones si quieren seguir adelante con la fusión.

El IVA reducido del libro electrónico, ilegal

El IVA reducido aplicado a los libros electrónicos por Francia y Luxemburgo (7% y 3%, respectivamente) desde el 1 de enero es ilegal, según la Comisión Europea. El comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, inició ayer un expediente disciplinario contra los dos países por entender que su rebaja fiscal supone una grave distorsión de la competencia en relación con los distribuidores de libros digitales de los otros países.

El departamento de Semeta recuerda que la competencia desleal resulta especialmente dañina en este mercado, porque los libros digitales se pueden adquirir desde cualquier punto geográfico pero las normas actuales prevén la aplicación del IVA del país donde radica el vendedor. Semeta amenaza con llevar a los países ante el Tribunal de Justicia Europeo si no modifican la norma.