Barroso considera un paso sin precedentes el último Consejo Europeo