Con motivo del 150 Aniversario del nacimiento del pintor Gustav Klimt

Lladró presenta una edición especial de El Beso

El Beso, de 33 centímetros de altura, saldrá a la venta después del verano y se presentará con una calca en la base conmemorativa del 150 aniversario del nacimiento de Klimt.

Edición especial de El Beso.
Edición especial de El Beso.

Con motivo del 150 aniversario del nacimiento del famoso pintor austriaco Gustav Klimt (1862-1918), Lladró lanza El Beso (Edición Aniversario), una edición especial de la pieza inspirada en una de las obras más reconocidas de este artista: El Beso (1907-1908). Esta pieza costará 1.900 euros.

Lladró ha estudiado en profundidad la obra del pintor vienés para conseguir una figura lo más fiel posible al espíritu del lienzo original del artista. Las texturas, los colores y los elementos característicos de la obra de Klimt están plasmados en esta nueva edición de El Beso con un acabado especialmente pictórico. Para ello Lladró ha empleado distintas técnicas en la decoración de la pieza, entre las que destaca el uso de los esmaltes en vivos colores y, sobre todo, del lustre dorado con matices brillantes y mates, un elemento fundamental para reproducir los tonos característicos del pintor.

El Beso (Edición Aniversario), de 33 centímetros de altura, saldrá a la venta después del verano y se presentará con una calca en la base conmemorativa del 150 aniversario del nacimiento de Klimt. La pieza podrá adquirirse en las boutiques Lladró, en los puntos de venta autorizados o a través de la boutique online www.lladro.com.

El Beso

El Beso es, según la bibliografía iconográfica, una representación simbólica de uno de los relatos más conocidos de la mitología clásica: la transformación de la ninfa Dafne en laurel a raíz del beso del dios Apolo, según se explica en la obra de Ovidio. El cuadro formaba parte de un proyecto artístico que se completaba con un friso en el que se ve la transformación final de la ninfa. El cuadro de Klimt, dotado de una gran fuerza sensual, es uno de los más representativos de la pintura simbolista. Su elaborado mosaico y variedad de tonos dorados, que dotan al óleo de una gran intensidad, han sido los principales retos a los que se han tenido que enfrentar los artistas de Lladró al recrear la escena.

Gustav Klimt, fundador del modernismo vienés

Gustav Klimt está considerado como uno de los principales representantes del movimiento modernista vienés. El pintor, junto a otros artistas del país, creó en 1897 el colectivo Wiener Sezession, grupo de vanguardia nacido como proyecto de renovación artística. La obra de Klimt, enmarcada dentro de este movimiento vienés, destaca por elementos ornamentales de colores vivos y, sobre todo, por el uso de una decoración exuberante en dorado. Entre los temas recurrentes del pintor austríaco se encuentran la figura femenina y los relatos de la mitológica clásica.