Javier Fernández. Consejero delegado de Sogeclair Aerospace en España

"Sogeclair doblará su tamaño en España en dos años"

Apenas lleva dos meses en el cargo y ya tiene la tarea de duplicar el tamaño de esta ingeniería aeronáutica en España. Y lo quiere hacer en dos años

"Sogeclair doblará su tamaño en España en dos años"
"Sogeclair doblará su tamaño en España en dos años"

En España tenemos trabajo y existen oportunidades muy interesantes". Javier Fernández ha desembarcado hace apenas dos meses en la ingeniería aeronáutica Sogeclair Aerospace como consejero delegado de la filial española, pero ya tiene claro cuál tiene que ser su prioridad: crecer.

El grupo francés se ha fijado como objetivo duplicar su peso de aquí a 2016, con la intención de llegar a contar con una plantilla de 2.000 ingenieros y una facturación que ronde los 150 millones.

"En España el crecimiento será proporcional pero más rápido", explica Fernández a CincoDías. Su intención es doblar tamaño en la mitad de tiempo. Para 2014, en solo dos años, la filial española aspira a contar ya con cerca de un centenar de ingenieros y a llegar a los 6 millones de euros de facturación.

Un crecimiento que, en todo caso, su responsable quiere que sea sostenido, de forma que los encargos que reciban puedan ser asumibles con la plantilla de la propia empresa, y sostenible desde el punto de vista económico.

¿Cómo es posible esta expansión en un momento de crisis como el actual? Fernández recuerda que el sector aeronáutico es un mercado que, debido a su internacionalización absoluta y a unos ciclos de producto muy largos, no está sufriendo los problemas que lastran a otras industrias.

Proveedor preferente

Su principal baza es encontrarse entre las 20 ingenierías aeronáuticas que Airbus considera como proveedores preferentes a nivel mundial. Esta situación privilegiada le va a permitir aprovechar los nuevos encargos que está recibiendo la división militar del fabricante aeronáutico, además de proseguir con sus trabajos en programas civiles como el del nuevo avión A-350.

En este último caso, la empresa participa en parte del diseño de la aeronave. "Y nos gustaría también participar en la instalación de sistemas", avanza el consejero delegado de la empresa.

En cuanto a Airbus Military, ve oportunidades en la conversión de aviones civiles a militares, como en el caso del programa de aviones cisterna (tanqueros, en la jerga aeronáutica) que lleva adelante la filial de EADS o en el de los aviones C-295 que se transformarán en aeronaves tipo Awacs (de control y vigilancia aérea).

Además, la filial de Sogeclair Aerospace busca entrar en nuevas áreas de competencia en las que todavía no tiene contratos en España, como es la del servicio posventa (customer service), sobre todo con Airbus Military.

"Si hemos estado desde el principio del todo el proceso en un programa aeronáutico, desde el diseño hasta la instalación de sistemas o la gestión de configuración, podemos aportar un gran valor al cliente después de la venta", indica Fernández.

Otro de sus objetivos para poder crecer es lograr nuevos contratos con clientes con los que hasta ahora han trabajado de forma "muy templada", como Indra, Sener, Aernnova, o captar clientes nuevos, como aerolíneas.

Los planes de expansión del grupo han llevado a Sogeclair a lanzar una campaña para contratar a 400 ingenieros en toda Europa. En España, la empresa celebró una jornada de reclutamiento hace diez días, en la Universidad Carlos III de Madrid. "Las escuelas de ingenieros en España son de primer nivel", aclara Fernández. Fallan los idiomas y la conexión con el mundo laboral.

Dura competencia en la ingeniería aeronáutica

El sector de la ingeniería aeronáutica se caracteriza por la dura competencia que existe entre las empresas. Algo que ha fomentado Airbus (al fin y al cabo, el principal cliente de todas las compañías de este campo en Europa), que ha elaborado una lista con una veintena de sociedades con las que trabaja de forma exclusiva en este ámbito.

Entrar en este selecto grupo (la lista tiene una vigencia de tres-cuatro años) exige un nivel mínimo de internacionalización, de calidad, de competencias y de tamaño, así como capacidad para entrar en proyectos como socio a riesgo en el plano económico. La única empresa española que ha sido capaz de sumarse a la lista ha sido CT Ingenieros.

Sogeclair Aerospace en España tiene la ventaja de pertenecer a un grupo francés muy asentado en el sector aeroespacial, que cotiza en Bolsa y que también cuenta con filiales dedicadas a la fabricación de simuladores. En aeronáutica, el grupo tiene presencia en España, Francia, Alemania, Reino Unido y Túnez. La filial española tiene, además, como accionista a la riojana Masa, especializada en la fabricación de grandes piezas metálicas para el sector.