Por dudas sobre respaldo estatal

Fitch baja la nota a tres bancos chipriotas por dudas sobre respaldo estatal

La agencia de calificación de riesgos Fitch ha rebajado este miércoles su nota, hasta el nivel BB, a los chipriotas Bank of Cyprus, Cyprus Popular Bank y Hellenic Bank, tres de los más grandes del país, argumentando la pérdida de capacidad por parte del Estado de prestarles ayuda financiera.

La nota de las tres entidades ha sido modificada a la baja desde BB+ hasta BB y situada en perspectiva negativa, indicó Fitch en un comunicado.

La agencia vincula esta decisión con la propia reducción de la solvencia de la deuda chipriota al nivel de bono basura, anunciada por Fitch el pasado día 25, y a las dudas sobre la capacidad del Gobierno de asistir financieramente a los bancos necesitados de ayuda.

La agencia estima en unos 6.000 millones de euros la ayuda que el Gobierno chipriota puede llegar a necesitar para asistir a las instituciones financieras locales, muy expuestas a la crisis en Grecia.

Hoy mismo, el Bank of Cyprus, el mayor banco comercial de Chipre, anunció que va a solicitar al Gobierno fondos por valor de 500 millones de euros, lo que eleva a un mínimo de 2.300 millones de euros la cantidad total requerida para rescatar a la banca del país mediterráneo.

Según un comunicado hecho público por la entidad, esos 500 millones se solicitan en concepto de "ayuda financiera temporal" para cumplir los objetivos de recapitalización.

Esta solicitud se suma a los 1.800 millones de euros que requiere el segundo mayor banco del país, el Laiki Popular Bank, y eleva la cantidad total que Chipre deberá inyectar en su banca a un mínimo de 2.300 millones de euros, el 13 por ciento del PIB del país.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro han determinado hoy que Chipre debe ser rescatado con un programa de ajuste completo junto con la ayuda del Fondo Monetario Internacional, en vez de limitarse solo a ayudar a la banca de ese país.