La dueña de Budweiser se refuerza como la primera cervecera del mundo

InBev ofrece 9.600 millones por el 50% que no controla de la mexicana Modelo

La cervecera belga InBev ultima la compra del 50% de la mexicana Modelo que aún no controla. La operación, valorada en 9.600 millones de euros, le garantizaría la distribución de la marca cervecera más importada en EE UU: Corona, en España bautizada Coronita. InBev, también dueña de Budweiser, se consolidaría así como el mayor grupo cervecero del mundo.

El apetito de InBev parece no tener límites. Ya es la primera cervecera del mundo y no tiene intención de pisar el freno a la hora de realizar nuevas adquisiciones. La compañía belga podría pagar 12.000 millones de dólares (unos 9.600 millones de euros) por el 50,4% del capital que aún no controla de la mexicana Modelo, la dueña de la popular marca Corona, que en España se denomina Coronita.

El otro 50% lo adquirió con la compra hace cuatro años de la estadounidense Anheuser-Busch, la hasta entonces dueña de Budweiser. Una operación valorada en 52.000 millones de dólares (más de 41.600 millones de euros), la más elevada de la historia del sector cervecero. "Está habiendo negociaciones entre la compañía y el grupo Modelo de cara a una posible transacción que amplíe nuestra relación actual", señalaba escuetamente ayer InBev a través de un comunicado.

"Las conversaciones podrían o no podrían conducir a un acuerdo y cualquier especulación sobre los términos y sus condiciones es prematuro", aseguraba por su parte el grupo mexicano al regulador bursátil de su país a través de un comunicado.

El coste podría elevarse a 16.000 millones

INBEV NV 64,99 -1,05%

El coste de la operación podría ser aún mayor. Según apuntaba Bloomberg, podría alcanzar los 20.000 millones de dólares (unos 16.000 millones de euros), ya que incluiría una indemnización a la compañía estadounidense Constellation Brands, para compensarla por la ruptura de su alianza con Modelo en la distribución de bebidas. Una indemnización que podría suponer hasta 3.500 millones de dólares (2.800 millones de euros).

De hecho, el mercado norteamericano es una de las claves de este movimiento de InBev. Conseguiría unas sinergias de más de 200 millones de euros y se haría con el control de Corona, la marca de cerveza extranjera más importada en Estados Unidos.

La operación podría concretarse en los próximos días, según personas cercanas a las negociaciones. Tras conocerse esta posibilidad, las acciones del grupo mexicano se dispararon hasta un 17% al inicio de la sesión en la Bolsa azteca, apuntándose la mayor subida en casi tres años e impulsando la capitalización de Modelo por encima de los 20.000 millones de euros. También las acciones de InBev reaccionaron al alza, pero de forma mucho más moderada. En concreto, subieron un 2%, hasta 56,75 euros por títulos.

Las familias que controlan actualmente el 49,6% de Modelo poseen el 56% de los derechos de voto, según Reuters. Un control que podría llegar a complicar las intenciones de InBev. "Las familias quieren vender, pero están buscando conseguir el mejor precio ya que conocen las ventajas que InBev puede conseguir con esta operación", aseguraba ayer uno de los bancos que está mediando en la adquisición. De hecho, en julio de 2010, los accionistas de Modelo trataron de recortar el peso de InBev en su consejo de administración -que hasta ahora no comparten redes de distribución- pero un arbitraje externo lo impidió.

La empresa belga podría hacer gala de paciencia, como ya hizo con Anheuser-Busch, y esperar hasta poder hacerse con el control de la empresa mexicana. Un paso esencial para la multinacional. México es el sexto mayor mercado cervecero del mundo y el cuarto más rentable.

Mientras en Europa el consumo de cerveza está estancado, en México crece entre un 2% y un 3% cada año. Un país que además es, prácticamente, un duopolio entre las dos principales compañías, la propia Modelo y la holandesa Heineken, la dueña de Femsa, propietaria de marcas como Sol o Dos Equis.

Se aleja la posibilidad de oferta por SABMiller

En el tablero del sector cervecero es difícil descartar ningún movimiento, pero parece que la compra de Modelo por parte de Inbev aleja la posibilidad de que la compañía belga se lance a por su principal competidor: SABMiller, tal y como se especuló el pasado otoño. Esta última lideró la gran operación cervecera del pasado año, al adquirir la australiana Foster por 9.900 millones de dólares australianos (unos 7.914 millones de euros).

La unión de SABMiller e InBev habría estado valorada en unos 80.000 millones de dólares (64.000 millones de euros). La operación no solo conlleva un elevado importe, sino que además supondría costes adicionales por la ruptura de contratos de distribución local. El sector cervecero funciona, en gran medida, a través de acuerdos entre las multinacionales y las compañías locales para garantizarse las redes de distribución.

América Latina

Esta no es la primera operación de InBev en América Latina en lo que va de año. En abril llegó a un acuerdo para adquirir una participación mayoritaria en Compañía Nacional Dominicana tras pagar 1.200 millones de dólares (cerca de 960 millones de euros).