Denuncia que cerca del 50% de la factura eléctrica es ajeno a la generación y la distribución

Galán pide reformas que permitan restaurar la confianza en el modelo energético

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, ha animado esta mañana al Gobierno para que adopte medidas complementarias para el sector eléctrico con el objetivo de eliminar "el riesgo regulatorio que viene padecinedo desde hace años y solucione el déficit tarifario". El presidente de Iberdrola, que celebra su junta general de accionistas en Bilbao, ha denunciado que cerca del 50% de la factura eléctrica es ajena a la generación y distribución.

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

A la espera de que el Gabinete presidido por Mariano Rajoy apruebe una nueva Ley que sirva para regular el sector eléctrico, una medida que se adoptará lo más tarde la próxima semana, Galán aprovechó la junta para enviar unos mensajes al Ejecutivo. El máximo responsable de Iberdrola ha señalado que el Gobierno ha mostrado "una firme voluntad" para llevar a cabo medidas que persiguen atajar la generación de nuevo déficit. Sin embargo, ha señalado que esta estrategia debe ser "completada" con otras que "restauren la confianza de los mercados en nuestro modelo energético". Según su criterio, para conseguirlo se debe incidir sobre "los factores que los han generado [el déficit]" y no sobre aquellos que son ajenos al mismo, como la generación tradicional o las redes de distribución.

En su discurso ante los accionistas ha afirmado que el sector energético es clave para la reindustrialización de España por su efecto tractor. Igualmente ha denunciado que nuestro país a pesar de contar "con una actividad tradicional muy competitiva con precios de generación convencional y costes de redes de distribución eléctrica por debajo de la media europea" el precio final del suministro que el consumidor residencial paga "está por encima de la media comunitaria". La consecuencia, ha señalado Galán, es que cerca del 50% de la factura final corresponde "a costes ajenos al suministro eléctrico y que en otros países están dentro de los Presuspuestos Generales del Estado.

Iberdrola cerró el año pasado con 8.200 millones de euros de inversión, de los cuales 4.200 millones correspondieron a operaciones corporativas como la compra de la brasileña Elektro y la fusión por absorción de Iberdrola Renovables. El pasado ejercicio la firma eléctrico con sede en Bilbao tuvo un beneficio neto de 2.805 millones. La junta de accionistas que todavía no ha finalizado, tiene previsto aprobar una remuneración total de 0,331 euros por acción, similar a la del año precedente. También dará luz verde al nombramiento como consejeros de Ángel Acebes, Francisco Pons y José Luis Sampedro en calidad de consejero ejecutivo y, de hecho, número dos de la compañía.

Moderar la inversión los próximos años y mejorar resultados

Ignacio Galán en respuesta a los accionistas ha afirmado que la compañía eléctrica tiene previsto moderar sus inversiones que se dirigirán "a los negocios predecibles y rentables" y de maduración más corta, es decir, con un retorno más rápido de la inversión. Así los recursos se dirigirán a nuevas redes y a la generación tradicional en aquellos países con marcos regulatorios "más estables".

El presidente de Ibedrola ha añadido que "salvo que se modifique en sentido negativo" el marco regulatorio, la compañía tiene previsto cerrar el ejercicio con un resultado neto "superior" al de 2011 y mantener la política actual de dividendos. Ha avanzado que ya este primer semestre será mejor que el de 2011, cuando ganó 1.563 millones. Ha afirmado que un "caso extremo [de crisis económica] que no se producirá" la firma que preside generará beneficios gracias a la diversificación geográfica de su negocio ya que buena parte de él se localiza fuera de la zona euro.