Se estima recaudar 100 millones al año

Los catalanes que no paguen el euro por receta serán "deudores" de la Generalitat

Los ciudadanos catalanes que se nieguen a pagar la tasa del euro por receta, que entrará en vigor este sábado en Cataluña, serán considerados "deudores" de la Generalitat, y por ello ésta les reclamará el pago y el consiguiente recargo por morosidad, ya sea por vía voluntaria o ejecución forzosa, en cumplimiento de la Ley General Tributaria.

Los pacientes que rechacen pagar la tasa serán "inexistentes o muy puntuales" ha vaticinado el gerente de Atención Farmacéutica del Servicio Catalán de Salud (CatSalut), Antoni Gilabertsa.

"La tasa la deberá pagar todo el mundo por ley, excepto aquellas personas con rentas mínimas de inserción, pensiones no contributivas y minusválidos". Tampoco la pagarán aquellas personas que lleguen al "límite máximo de pago de 36 euros para este año", ha señalado el representante, que calcula que la tasa recaudará unos 100 millones de euros al año.

Gilabertsa ha explicado que en caso de negativa se abrirá un procedimiento administrativo marcado por la ley general de tributos por el impago de tasas, impuestos o tributos, en que el usuario deberá rellenar un formulario con sus datos personales, que serán remitidos a Salud.

Con todo, la prioridad del farmacéutico será la de prestarle los medicamentos correspondientes: "Lo que no haremos es dejar sin fármacos al paciente, porque se trata de un bien que se debe poder tener".

Gilabert ha defendido que la medida busca mejorar la calidad y eficiencia del sistema sanitario público catalán, mediante una "corresponsabilización con el usuario".