Asegura que las entidades que no sean viables tendrán que desaparecer

El presidente del BBVA cree que la UE debe hacer "algún movimiento" para evitar la crisis del euro

El presidente del BBVA, Francisco González, ha instado a que la Unión Europea haga "algún movimiento" en las próximas semanas porque, de lo contrario, "se empieza a acercar el escenario", en el que dice no creer, "del default de España o Italia" y, en consecuencia, que "el euro entre en crisis". Además, ha señalado que "el gran problema" del sistema financiero español está "en las cajas".

El banquero ha juzgado que la posibilidad de que un cliente con depósitos en España no sea repagado "es nula". "Creo que eso no lo vamos a ver porque si se ve eso es el fin de euro y si el euro cae el colapso es brutal", ha razonado. Y ha apuntado que solucionar la presión de los mercados sobre la deuda de determinados países es "muy fácil" y una de las vías, ha sugerido, es dar al Banco Central Europeo (BCE) "apoyo político, por parte básicamente de Alemania", para que "deje dinero de forma ilimitada a un instrumento que puede ser el Fondo de Estabilidad Permanente, con el fin de que preste dinero a los países o compre deuda pública de los estados.

Así, ha propuesto "establecer un canal monetario ilimitado para acabar con esta historia". "Si eso se hace, y es una decisión política, los mercados al día siguiente suben un 30%", ha asegurado, aunque ha precisado que, de todas formas "hay que hacer los deberes" en cada país.

En cualquier caso, ha lanzado el mensaje de que confía en que tanto Europa como España "van a salir de esta situación" y ha manifestado su confianza en el euro. "Con Grecia o sin Grecia el euro va a seguir ahí", ha asegurado.

González ha hecho estas afirmaciones durante un almuerzo-coloquio con empresarios en Santiago, en el que ha afirmado que la crisis ha descubierto comportamientos "erróneos, imprudentes o fraudulentos" en muchas entidades españolas, por lo que ha apostado por asumir "las responsabilidades que correspondan" para evitar reproducir los mismos fallos en el futuro.

El presidente del BBVA ha señalado que se han producido "deficiencias importantes" de regulación y supervisión que han de corregirse y que es necesario recuperar la credibilidad perdida en estos años pasados.

En cualquier caso, ha asegurado que "si se hacen las cosas bien", la crisis puede ser una "oportunidad para construir un euro más fuerte". "Europa y España van a salir de esta situación", ha manifestado y ha advertido a "quienes están apostando por la ruptura del euro" que "se equivocan".

Además, ha hecho alusión al rescate bancario y ha indicado que "la noticia del pasado fin de semana sobre la ayuda europea a una serie de entidades, cuyos detalles están aún pendientes de conocer, así como los dos reales decretos de 2012, deberían ser el punto de inflexión para disipar las dudas sobre la salud del sistema financiero español en su conjunto", ha analizado.