Bank of America prevé enormes dificultades, gane quien gane

Elecciones en Grecia: ningún resultado que sea tranquilizador

Bank of America anticipa las potenciales consecuencias de las elecciones en Grecia del próximo domingo. Cualquier resultado posible, incluso la victoria del conservador Nueva Democracia, implicará la revisión del acuerdo de ayuda con la UE y la posiblidad de que el nuevo Gobierno descarrile en cualquier momento. El Estado heleno se quedará sin dinero a finales de mes.

El próximo domingo se escribirá un capítulo vital en la historia del euro: los griegos acuden a las urnas por segunda vez en un mes para decidir quién gobernará el país. Del resultado de estas elecciones dependerá, en gran medida, que Grecia permanezca en el área monetaria o fuera de ella. Bank of America ha elaborado un análisis sobre la reacción esperable de los mercados tras los comicios. Si gana Nueva Democracia, partido conservador, "inicialmente habrá un rally en los mercados", concluye la entidad estadounidense. Si el vencedor es el partido izquierdista Syriza, "la reacción de las Bolsas será negativa al principio". Eso sí, triunfe quien triunfe, los desafíos y los riesgos de un colapso final son enormes.

"Las negociaciones de Nueva Democracia para formar un Gobierno no serán fáciles", advierte el BOFA. "Si bien la presión para llegar a un acuerdo es mucho mayor esta vez [que en mayo], pues difícilmente puede permitirse el país una tercera convocatoria electoral, toda vez que el Ejecutivo se quedará sin dinero a finales de junio o comienzos de julio", admite el banco.

El mejor resultado posible es que Nueva Democracia y el socialista Pasok sumen más de 150 escaños, lo que les daría mayoría suficiente para gobernar sin necesidad de sumar más partidos a la coalición. En caso de que no lleguen a los 150 asientos, que fue lo que sucedió la última vez, el principal candidato para unirse es el partido Izquierda Democrática, "que ha demostrado tener un enfoque más pragmático en esta ocasión".

En cualquier caso, aunque un nuevo Ejecutivo de tintes moderados saliese adelante, tendrá ante sí la tarea de redifinir los términos del acuerdo con la Troika (UE, BCE y FMI). "No se ha llevado adelante ninguna reforma de calado después de febrero, incluso las aprobadas en febrero permanecen congeladas al haber entrado en periodo electoral. El retraso en las reformas tendrá que ser abordado", advierte BOFA.

El calendario de reformas se pactó para un escenario macroeconómico que ya no existe. "Creemos que la incertidumbre política ha podido sumir a Grecia en una recesión aún peor de la prevista [una contracción del PIB del 4,8%]. "Dados el empeoramiento del panorama económico y los retrasos, el calendario de consolidación fiscal y de reformas deberá relajarse", concluye la firma americana. BOFA avisa que una coalición amplia de Gobierno puede resultar frágil y los apoyos pueden ser "poco fiables" cuando el Ejecutivo tenga que retratarse aprobando duras medidas económicas.

¿Y si gana Syriza? BOFA cree que el partido de izquierdas apostará por ser más práctico y evitar el desastre que conllevaría la salida del euro. BOFA anticipa que los mercados reaccionarán negativamente, pero que podrían darle el "beneficio de la duda" si finalmente logra formar un Gobierno que incluya al Pasok. La postura de Syriza está muy lejos de recortes salariales y privatizaciones que se exigen de Bruselas. Será necesario llegar a un acuerdo; "si Syriza fracasa a la hora de formar Gobierno, la "reacción negativa del mercado se intensificará". Pero aunque se salven los muebles ahora, nada asegura que no haya un nuevo fracaso en las revisiones de septiembre y diciembre.

BOFA considera incluso la posibilidad de que Grecia abandone el euro. "Podría llegar a ser la única opción disponible para abordar lo que sería un escenario de severa inestabilidad macroeconómica; un colapso del sector financiero y una potencial situación de violencia social". Aún así, BOFA cree que ese no es el escenario más probable. Pese a todo, cuanto más pasa el tiempo, más sustancial será el ajuste necesario para Grecia, más difícil de cumplir y más recursos serán necesarios.