Memoria de supervisión bancaria de 2011

Las infracciones muy graves de directivos se disparan

El pasado ejercicio aumentaron un 74%. De las 66 sanciones que impuso el supervisor, 40 son a Cajasur.

El Banco de España, a pesar de ser frecuentemente criticado por inacción, ha utilizado ampliamente su capacidad sancionadora durante los últimos ejercicios.

Desde que comenzó la crisis financiera, en 2008, el supervisor ha abierto un total de 165 expedientes contra directivos y consejeros de bancos, cajas de ahorros y financieras, según se recoge en la memoria de supervisión bancaria de 2011, hecha pública ayer.

El número de infracciones "muy graves" detectadas por el organismo es el que más se ha disparado en los últimos años. Durante 2011, el Banco de España detectó 66 comportamientos que merecían esta sanción, frente a los 38 de 2010 o los 25 de 2009.

Según reconoce el informe del supervisor, el grueso de las sanciones corresponde a una caja de ahorros, en la que fueron sancionados 40 de sus consejeros y directivos. Estos datos de la memoria de supervisión, que no puede identificar a la entidad sancionada hasta que no concluye todo el procedimiento sancionador y la pena se publica en el Boletín Oficial del Estado, se refiere a las penas impuestas contra los gestores de la cordobesa Cajasur, que supuso una sanción conjunta de 2,4 millones de euros.

CAM y Banco de Valencia

En el caso de las últimas entidades intervenidas, Caja Mediterráneo (CAM) y Banco de Valencia, los expedientes sancionadoras se iniciaron a finales de 2011, por lo que aún no hay sanciones en firme. El pasado martes, el FROB presentó una denuncia ante la Audiencia Nacional contra la anterior dirección del Banco de Valencia, intervenido por el Banco de España en noviembre de 2011, por diversas actuaciones que podrían ser constitutivos de delito.

La gestión de las cajas nacionalizadas, como Catalunya Caixa, Novagalicia o Bankia, aún no ha sido investigada por el Banco de España. En el caso de Cajasur, el Banco de España explica que "se puso de manifiesto la existencia de deficiencias en su estructura organizativa, en sus mecanismos de control interno y en sus procedimientos administrativos y contables, apreciándose que tales deficiencias ponían en peligro la viabilidad y la solvencia de la entidad".

Esta entidad financiera, que acabó siendo subastada y adquirida por la caja vizcaína BBK (ahora socia de Kutxabank), estaba controlada por el arzobispado de Córdoba y buena parte de los sancionados eran sacerdotes.

El procedimiento de aplicación definitiva de sanciones por parte del Banco de España es lento.

Ayer se confirmaron las primeras sanciones impuestas en el caso de consejeros de Caja Castilla La Mancha, intervenida por el supervisor en marzo de 2009.

La Audiencia Nacional dictó sentencia firme sobre las sanciones impuestas contra Jesús Bárcenas (quien fue vicepresidente de CCM) y Carlos Manuel Cotillas (alcalde de Tomelloso y exconsejero de la caja castellomanchega).

Las infracciones llevan aparejadas multas por importe de 13.000 euros y 10.000 euros, respectivamente.