Investigación

El despegue de los biofármacos llama a la puerta

32 empresas nacionales desarrollan alrededor de un centenar de medicamentos.

Hasta hace unos años, los fármacos producidos gracias a procesos biológicos eran ciencia ficción. Y más en España. Pero en la última década el sector de la biotecnología ha ido creciendo desde la nada y ya cuenta con una cartera de medicamentos en investigación compuesta por 89 productos, según los datos desvelados por la patronal Asebio (que agrupa a 197 empresas).

En la actualidad se están desarrollando 267 productos de biotecnología sanitaria (conocida también como biotecnología roja). En el área de medicamentos se recogen 138 proyectos, de los que 89 se están investigando por 32 compañías nacionales. El resto corresponden a seis subsidiarias de multinacionales instaladas en España.

El fármaco Yondelis de Pharmamar (grupo Zeltia) ha sido pionero. La firma comenzó en 1992 a investigar con una molécula contra el cáncer encontrada en el mar Caribe y bautizada como ET-743. En 1996 empiezan los ensayos clínicos. En 2007, la Agencia Europea del Medicamento lo aprueba para el sarcoma de tejidos blandos y en 2009 para el cáncer de ovario.

En la cartera de I+D están listos para dar el salto al mercado dos productos del laboratorio catalán GP-Pharm (para cáncer de próstata y para enuresis nocturna). En fase III (ensayos con miles de pacientes) se encuentran otros de Ojer Pharma (también para cáncer de próstata), Tigenix (enfermedad de Chron) o el Yondelis para nuevos usos. En fase II (probar la eficacia y toxicidad) han llegado productos de Advancell, Archivel, Digna Biotech, Esteve, GP-Pharm, Neurotec, Noscira, Palau Pharma, Pharmamar, Som Biotech, Sylentis y Tigenix.

Muchas de estas empresas no pueden llevar hasta el mercado sus avances, por lo que licencian los productos a las grandes farmacéuticas. Las multinacionales están apostando por los biofármacos, que requieren más investigación y son más costosos que las tradicionales moléculas químicas, pero que permitirán unos tratamientos más personalizados y menos tóxicos, según los expertos. Estos fármacos son elaborados utilizando los avances de la biología, a la que se unen los avances sobre el genoma humano y la replicación de genes.

El 34% de los medicamentos sobre los que investigan las biotech españolas son del área de la oncología; el 20%, de neurociencia; el 8%, de enfermedades raras; el 5%, de enfermedades inflamatorias, y otro tanto en oftalmología. Asebio también ha incluido 14 fármacos de salud animal en su informe, básicamente enfocados contra enfermedades infecciosa y parasitarias.

Aunque no todo son fármacos. El pipeline de estas empresas incluye 115 tecnologías, como un kit de diagnóstico para el alzhéimer (de la firma Araclon), el diagnóstico temprano del cáncer de endometrio (de Oryzon) o un test de fertilidad (de Proteomika). Sobre todo para oncología (28%) y hematología (13%).

Las cifras

34% de los fármacos pertenecen al área de oncología.

227 proyectos en el área bioin-dustrial son realizados por empresas españolas.

49 proyectos de terapia celular hay en España.

Líderes en terapias avanzadas

La biotecnología también tiene otro campo de desarrollo comercial, el de las terapias avanzadas, o uso de células como medicamentos. España es el país más adelantado en cuanto al número de estos medicamentos en desarrollo clínico, con 49, según la publicación Molecular Therapy, de la Sociedad Americana de Genética y Terapia Celular. Le sigue Gran Bretaña, con 37; Alemania, con 36, y EE UU, con 21.

España también es líder en cuanto a número de promotores de estos ensayos clínicos. Existen un total de 29 organismos que apoyan esta investigación, entre los que destacan 15 instituciones académicas, 12 centros de mecenazgo y 2 empresas. En Europa solo está aprobado un medicamento de terapia celular, el ChondroCelect, de la hispanobelga Tigenix.

40 proyectos en biocombustibles

La patronal Asebio también ha avanzado la cartera de productos en la que trabajan las empresas que realizan actividades de biotecnología industrial (o también conocida como biotecnología blanca).

Se han contabilizado 227 desarrollos realizados por 31 entidades. De ellos, 86 son bioprocesos; 45, bioproductos; 56, tecnologías de aplicación al área industrial, y 40, actividades en el campo de los combustibles. En este último trabajan empresas como Abengoa Bioenergía, el Banco Español de Algas, Biomar, Biopolis, Bioserentia, Canvax, Gaiker, IUTC, Leitat, Pioneer Hi-Bred y Neuron Bio.

Precisamente, la semana pasada se conocía que Repsol compraba a Neuron Bio el 50% de la compañía Neol Biosolutions, formada a partir de una segregación de la división bioindustrial de la firma granadina.

El acuerdo busca acelerar el escalado industrial de los procesos de obtención de biocombustibles avanzados previamente desarrollados por Neuron Bio.