La patronal apuesta por la venta del sector público y una revisión del impuesto de sociedades

Confebask pide un ICO y un Cesce vascos para reactivar la economía de Euskadi

Confebask ha solicitado esta mañana la creación de un Cesce y un ICO vascos con el objetivo de reactivar la economía de Euskadi en el periodo 2012-2014.

La patronal ha presentado esta mañana en Bilbao una hoja de ruta que incluye igualmente una revisión del impuesto de sociedades que debería armonizarse en el conjunto de la Comunidad Autónoma Vasca y que recogería, entre otros capítulos, la reducción del tipo general al 24%, al 20% el de las pymes y al 15% el de las micropymes.

La reflexión de la organización empresarial vasca, que requiere de un importante apoyo institucional, tanto en materia legislativa como en financiación, considera que Euskadi cuenta con fortalezas "e instrumentos propios" que deben servir para "resistir" hasta que llegue la recuperación, según ha señalado su presidente Miguel Ángel Lujua. Confebask, tras diferentes reuniones con agentes económicos, sociales, financieros y de las diferentes administraciones, entiende que su propuesta generará confianza en las empresas y la ciudadanía vasca, estimulará la actividad económica, paliará las restricciones, dinamizará el tejido empresarial y social y minimizará el impacto de la recesión económica en las personas.

La batería de medidas incluye propuestas como la adopción de medidas fiscales extraordinarias para la reactivación de la inversión y la capitalización empresarial. Así solicita que se permita compensar pérdidas con beneficios pasados, nuevas deducciones que incentiven la aportación de fondos propios en la empresas, como se realizó en crisis anteriores, y aprobar una nueva actualización de balances sin coste fiscal para la compañía. Igualmente aboga por mantener los incentivos fiscales que tratan de fomentar la inversión y fortalecer la competitividad empresarial.

Respecto de las posibles vías de financiación del Plan Extraordinario de Reactivación de la Economía Vasca 2012-2014, Confebask propone la venta de empresas públicas, privatización de servicios públicos, la puesta en marcha de planes extraordinarios de lucha contra el fraude fiscal y la creación de un fondo extraordinario para inversión cuyas aportaciones procederían de las entidades de previsión social voluntaria (EPSVs) del País Vasco. A estas se les pediría un coeficiente obligatorio de inversión en el fondo del patrimonio gestionado durante un periodo de entre tres y siete años. Las EPSVs en Euskadi gestionan unos recursos de 19.000 millones de euros, el 30% del PIB de la Comunidad Autónoma Vasca. La adopción de está medida debería aparejar cambios fiscales para favorecer su aplicación. El fondo, según el criterio de la patronal, destinaría sus recursos a financiar proyectos de inversión realizados, tanto de las administraciones públicas como de las empresas.

Confebask ha planteado como reto en este plan intensificar los esfuerzos para trasladar a los inversores internacionales las ventajas de la economía vasca e intensificar los instrumentos de apoyo a la internacionalización de las micropymes.

Guipúzcoa, liderada por Bildu, quiere eliminar las deducciones a la fiscalidad empresarial

Las intenciones de la patronal vasca de reducir los tipos en sociedades y mantener determinadas deducciones fiscales pueden chocar con la Diputación de Guipúzcoa. La institución foral controlada por Bildu tiene en estudio una propuesta que puede suponer laminar la casi totalidad de las deducciones en el impuesto de sociedades salvo las relativas a I+D. La medida, que deberá contar con el apoyo de otros partidos ya que gobierna en minoría, obedece, según los rectores de la Diputación a que la brutal caída de la recaudación tiene su origen en que "hay muchas deducciones".