Pretende aumentar sus ingresos en 25 millones

Navarra aprueba el céntimo sanitario y la jubilación de funcionarios a los 65

El Pleno del Parlamento navarro ha aprobado este jueves la implantación del céntimo sanitario y la jubilación obligatoria, con carácter general, a los 65 años, entre otras medidas, con las que pretende aumentar sus ingresos en 25 millones de euros y ahorrar esa misma cifra en gastos de personal.

Las dos leyes aprobadas hoy para ello han contado con el apoyo de UPN, PSN y PPN y el rechazo de NaBai, Bildu e I-E.

Una de ellas contempla implantar el llamado céntimo sanitario, establecer un incentivo para que los contribuyentes con deudas pendientes con la Hacienda Tributaria de Navarra se pongan de manera voluntaria al corriente en sus obligaciones fiscales y modificar el Impuesto sobre Sociedades.

La norma busca corregir las significativas desviaciones producidas en la ejecución de ingresos para, de conformidad con lo acordado con el Estado y dentro del plan de estabilidad, propiciar un incremento de los ingresos públicos de unos 25 millones que contribuya a cumplir con el objetivo del déficit para 2012.

En su defensa, el consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda ha recordado la pérdida de recaudación de más del 10% que "obliga a reaccionar con toda la rapidez necesaria" para la "ineludible" tarea de cumplir con las "obligaciones nacionales e internacionales".

Por otro lado, con los mismos apoyos se ha aprobado la Ley foral de Medidas urgentes en materia de personal al servicio de las Administraciones Públicas de Navarra, que recoge, entre otras, la ampliación de 36 horas en la jornada anual o la jubilación obligatoria, con carácter general, a los 65 años.

La norma tiene por objeto complementar las medidas tributarias de la anterior con otras, de tipo organizativo, enfocadas a "reducir gastos" a partir de la "modificación de las condiciones de empleo" de los funcionarios.

Se trata de "medidas absolutamente necesarias, por doloroso que sea adoptarlas", ha dicho ante el Pleno el vicepresidente y consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Roberto Jiménez, en su defensa.