Domingo Ureña: "No metamos dinero solo en los bancos"

EADS exige al Gobierno más financiación a la I+D

El máximo responsable de EADS en España, Domingo Ureña, ha reclamado esta mañana al Gobierno un mayor apoyo financiero a la I+D y a los proyectos comerciales clave de sectores punteros, como el aeroespacial. "No metamos dinero solo en los bancos", ha advertido.

El máximo responsable de EADS en España y consejero delegado de Airbus Military, Domingo Ureña, ha exigido hoy al Gobierno un mayor compromiso político y financiero con la industria nacional, en especial con la que aporta un mayor valor añadido y necesita fuertes inversiones en I+D.

"El Estado debe financiar la inversión tecnológica", ha señalado en el Foro España Innova, que organiza Nueva Economía Fórum. Y ha añadido: "No metamos dinero solo en los bancos". A su juicio, el Ejecutivo corre el riesgo de llevar a cabo una política cortoplacista que no mire más allá y planifique dónde se quiere situar España dentro de diez o quince años en el plano industrial y tecnológico.

Como ejemplo de lo que puede ocurrir si no se da un giro a la política actual, ha recordado la posición puntera que mantenía la industria aeronáutica española en aplicaciones de nuevos materiales compuestos (tipo fibra de carbono), algo que le ha permitido hacerse con paquetes de carga de trabajo del 11-12% en proyectos internacionales de aviones como el superjumbo A-380 o el futuro A-350 de Airbus.

AIRBUS GROUP 114,24 0,58%

"En los próximos cuatros años, países como Francia, Alemania o Reino Unido van a invertir 25-30 millones anuales de euros en materiales compuestos, mientras que la inversión en España será entre cinco y ocho veces inferior", ha denunciado. En su opinión, esto va a suponer la pérdida de la ventaja tecnológica conseguida.

"El sector necesita una inversión permanente de I+D para mantener su desarrollo", ha indicado. Una inversión que no ofrecen las entidades financieras privadas y que solo puede aportar el Estado, ya que en la industria aeronáutica los retornos económicos se pueden demorar hasta 30 años.

En la misma línea, ha recordado que España es uno de los nueve países del mundo con capacidad tecnológica para construir aviones completos, desde su diseño hasta su fabricación, y que si no se invierte es un activo que se puede perder. "Será eso o convertirnos en meras subcontratas de otros", ha afirmado. A su juicio, exportar y vender desde España tambén es construir la "marca España".

Otros de los campos donde Ureña considera que la industria nacional puede "perder el tren" si no hay un apoyo decidido son los de los aviones no tripulados ("podríamos estar entre los países líderes") o la integración de satélites.

No dar dinero a fondo perdido

"No siempre es cuestión de inyectar dinero del Estado a fondo perdido, sino de proteger y alimentar las capacidades que tiene nuestro país", ha insistido. Para ello, cree que el Gobierno, en colaboración con las empresas, debe establecer un plan de prioridades a medio y largo plazo, en el que las grandes compañías líderes de cada sector tutelen y se responsabilicen de lograr los objetivos marcados en cada campo.

Uno de los ámbitos en los que EADS está trabajando es en el de impulsar la concentración de las principales empresas suministradoras y de las ingenierías del sector aeronáutico, para tratar de conseguir que sean más eficientes y tengan más fácil conseguir financiación para sus proyectos.

En este asunto, se ha referido a la situación de Alestis, suministrador clave del grupo para proyectos como el del A-350, que se encuentra en situación concursal. Ureña ha apuntado que EADS está sufriendo los problemas de Alestis como cliente principal del grupo andaluz y ha dejado claro que harán todo lo posible por respaldar el plan de viabilidad que se presente. "Si la empresa cae, sería un desastre nacional", ha reconocido.

Para destacar la importancia que tiene EADS en el sector aeronáutico e industrial en España, el directivo ha recordado las grandes cifras del grupo en el país: factura 4.500 millones de euros al año, exporta el 90% de su producción, da empleo directo a 11.000 trabajadores, genera otros 40.000 puestos indirectos, trabaja con otras 2.600 empresas e invierte en I+D unos 500 millones anuales.