Considera que no afecta a la estructura del mercado

La CNC aprueba la compra de Begano por Cobega

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha aprobado la compra de Begano por parte de Cobega, ambas embotelladoras de Coca-Cola porque considera que no afecta a la estructura del mercado. El organismo se ha pronunciado solo en quince días, antes de la fecha tope que vencía el 21 de junio.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha aprobado la compra de Begano por parte de Cobega, ambas embotelladoras de Coca-Cola porque considera que no afecta a la estructura del mercado, según Efe.

La CNC asegura que en esta operación de concentración no se observa que vayan a producirse cambios significativos en la estructura de la oferta o que puedan condicionar o modificar la demanda existente, detallan las mismas fuentes. El organismo se ha pronunciado solo en quince días, antes de la fecha tope que tenía para ello y que vencía el 21 de junio.

Begano es la embotelladora de Coca-Cola para la zona de Galicia, mientras que Cobega realiza la misma actividad en los mercados de Cataluña, Baleares y Canarias.

Esta operación forma parte del planteamiento que ha realizado Coca-Cola a sus siete embotelladores que operan en el mercado español, que pasa por un proceso de fusión con el que se pretende simplificar la estructura, en línea con las operaciones seguidas en México y Estados Unidos.

Las embotelladoras españolas de "Coca-Cola" (Cobega, Casbega, Rendelsur, Colebega, Norbega, Begano y Asturbeba) están inmersas en un proceso de valoración con el objetivo de concretar la participación accionarial que cada una contará en el nuevo grupo.

La simplificación de la estructura actual, donde cada embotelladora tiene un área de actuación geográfica, no supondrá una reducción de las plantas productivas ni tampoco de los trabajadores.

Este proceso llevará tiempo y, a diferencia de las iniciativas de concentración realizadas en otros países, Coca-Cola no contará con una participación accionarial en el grupo embotellador que surja de la fusión, ya que tampoco participa ahora en su capital.

Los siete embotelladores operan las 14 plantas que envasan productos de Coca-Cola que existen en el territorio español y, además, participan en el negocio portugués a través de la sociedad Lusobega.

Las negociaciones de fusión de las embotelladoras se circunscriben al mercado español, ya que el negocio que Cobega tiene en África no entrará dentro de este acuerdo.

Con un total de 450.000 clientes, las embotelladoras de Coca-Cola iniciaron su actividad en el mercado español en 1951 a través de la familia Daurella, quien estableció la primera de las plantas (Cobega).