En rueda de prensa

Rajoy: la solución para los bancos será la mejor para los intereses generales

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado este jueves cuantificar las necesidades de recapitalización de la banca a la espera del informe del FMI y de las auditoras independientes, pero ha garantizado que tomará "la decisión que sea mejor para los intereses generales de los españoles".

Rajoy se ha expresado así en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa junto a su homólogo holandés, Mark Rutte, al ser preguntado por las necesidades de las entidades españolas y por las cifras que se están barajando, desde 40.000 a 100.000 millones de euros.

Ha asegurado que entiende que todo el mundo dé cifras y haga análisis, pero ha insistido en que él, como presidente del Gobierno, debe ser "prudente" y esperar a conocer las evaluaciones externas que ha encargado el propio Ejecutivo sobre el sector: "es de puro sentido común".

Rajoy ha explicado que a lo largo de la semana está hablando con "todos los socios europeos" y ha insistido en que tras conocer los citados informes se decidirá "cuál es el procedimiento más conveniente para los intereses generales de todos los españoles".

Ha dejado así también sin aclarar la posibilidad de que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) inyecte dinero directamente en el FROB, como ha apuntado esta mañana el secretario general del PP Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz

"Comprendo que todo el mundo quiera saber, pero las cosas hay que reflexionarlas, pensarlas", porque tanto la UE como España atraviesan un momento "muy importante", ha añadido.

Sí ha querido dejar claro que "España tiene un Gobierno determinado a hacer cuanto sea necesario y justo para salir de la crisis".

Preguntado por la posibilidad de que la crisis bancaria española haga caer el euro, ha precisado que el país tiene "unas dificultades concretas" y ha sido tajante al responder al periodista que le ha formulado esta cuestión: "tenga la total y absoluta certeza de que las vamos a superar".

Ha hecho referencia en este contexto a los puntos fuertes de un país con 45 millones habitantes, un PIB que supera el billón de euros, el 46% invertido fuera, donde crecen las exportaciones, que está reduciendo el déficit del sector exterior y que tiene las constructoras "más importantes del mundo" y dos de los bancos "más grandes".

Ha recordado además que, mientras que otros países inyectaron importantes cantidades de dinero público en su banca en 2008 y en 2009, España no lo hizo, por lo que ahora tiene mayores dificultades, pero "igual que otros superaron esa situación, España también va a superarla".

Según ha apuntado, los objetivos siguen siendo los mismos de los últimos meses, y hay un plan "perfectamente definido": reducir el déficit de todas las administraciones públicas y emprender reformas estructurales, lo que incluye el saneamiento del sector financiero.

A su juicio, sin tomar esas medidas "no vamos a ninguna parte".

"Estamos haciendo lo que creemos que tenemos que hacer" y, aunque las medidas en marcha no produzcan efectos a corto plazo, "cuando toque esto nos va a hacer salir hacia delante", ha manifestado.