Adeuda 9.000 euros más intereses

La Justicia obliga al Gobierno cántabro a pagar a los concesionarios de automóviles el Plan 2000E

Un tribunal contencioso-administrativo de Santander ha dado la razón a la patronal de concesionarios Faconauto en la reclamación a la Administracion de pagos no abonados por las ayudas a la compra de automóviles contempladas en el Plan 2000E. Esta es la primera sentencia, que afecta a 18 coches, de un total de 13.981 vehículos reclamados por Faconauto en toda España.

La Justicia acaba de reconocer el derecho de los concesionarios de automoción al cobro de las subvenciones a la adquisición de vehículos contempladas en el Plan 2000E y que adelantaron en su momento a los compradores. El pasado 25 de mayo, un juzgado de lo contencioso-adminstrativo de Santander, estimó la demanda interpuesta por la patronal de concesionarios Faconauto contra la resolución del Gobierno de Cantabria que no admitía la deuda pendiente con los concesionarios cántabros. El tribunal condenó a la comunidad autónoma a abonar 9.000 euros, más los intereses legales, que los puntos de venta adelantaron a sus clientes.

La solicitud de Faconauto se refería concretamente a la venta de 18 vehículos y es la primera de varias demandas que la patronal de concesionarios ha interpuesto por toda España después de que algunas Comunidades Autónomas desestimasen el pago de las ayudas aprobadas por el Gobierno por entender que se habían producido fuera de plazo. El Plan 2000E, que estuvo en vigor durante el segundo semestre de 2009 y el primero de 2010, establecía una ayuda de 2.000 euros por vehículo achatarrado, que costeaban a razón de 1.000 euros la marca de automóviles, 500 el gobierno central y otros 500 euros el autonómico.

Faconauto recuerda que el Plan 2000E fue concebido como una subvención que las Administraciones públicas involucradas otorgaban al comprador del vehículo. A los concesionarios se les exigía legalmente adelantar el importe de la subvención a los compradores, que luego debían recuperar de la Administración grabando los expedientes en el sistema informático de la entidad colaboradora Fitsa, por lo que las operaciones que no se registraron se tenían por no presentadas y el concesiionario perdía la subvención.

Faconauto ha reclamado las ayudas impagadas de un total de 13.981 operaciones, por valor de 6,85 millones de euros. Al Ministerio de Industira le solcita 1,99 millones, de 4370 vehículos, y a las comunidades autónomas, 9611 vehículos, con un montante de 4,85 millones.