_
_
_
_
Análisis

Mal, muy mal el empleo en mayo

El descenso del número de parados registrado en mayo, de 30.113 personas, es un espejismo, como lo es el aumento del número de afiliados de 77.431 personas en el mismo mes.

Las tendencias interanuales y la evolución en términos desestacionalizados dan una idea mucho más real de la evolución del empleo y revelan que el comportamiento de mayo ha sido malo, muy malo. Y lo que es peor: no hay ni un solo dato que permita avizorar el fondo de la recesión y de la pérdida de ocupación.

El número de parados registrados aumenta en mas de medio millón en los últimos doce meses, con un avance del 12,5%. Pero dado que se trata de una variable muy voluble y menos significativa que el registro de la Seguridad Social, podemos comprobar que éste no es mejor: en los últimos doce meses el número de afiliados cotizantes cae en un 3,39%, dos décimas más acusado que en el mes de abril, y casi tres puntos completos más que el descenso interanual registrado hace un año.

Hasta que esa variable no flexione al alza, a descensos más moderados, no podemos hablar de estabilización de la actividad y del empleo. La Seguridad Social ofrece datos muy puntuales de la evolución de la ocupación y del correlato que muestra con la actividad económica. Si hace un año los descensos de afiliación se acercaban ya, aunque con tasas negativas, a cero (descendió un 0,9% en mayo de 2011), a partir de entonces comenzó a intensificarse la destrucción de empleo, y de forma muy acelerada desde septiembre, para llegar a descensos del 3,4% ahora, muy similares a los de 2010. La segunda recesión está en pleno apogeo en términos de trabajo.

Pese a que los datos nominales del mercado laboral en mayo son positivos, lo son en cuantías muy inferiores a las mostradas por mayo de 2011. Pero pierden su carácter positivo cuando se desestacionalizan: el número de parados aumenta corregido el efecto del calendario en 85.406 personas, y en el caso de los afiliados a la Seguridad Social, de aumentar en 77.431 nominal pasa a un descenso de 56.800.

La afiliación cae en la Administración Pública y en la educación (recortes en las comunidades autónomas y ayuntamientos), aunque es compensado en términos nominales por la hostelería. Pero en términos anuales sigue habiendo descensos muy fuertes en la industria manufacturera (12%), en la construcción (21%) y en los servicios públicos administrativos (6,9%).

No ha concluido, por tanto, el ajuste del empleo, porque no ha concluido el descenso de la actividad económica. La reforma laboral intensificará el ajuste en los próximos meses, con ajustes de salarios y con ajuste de ocupados, ajustes de precio y ajustes de cantidad.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_