Los 4.000 TCP, único colectivo al margen del proyecto pese a pactar su entrada en 2010

Las azafatas piden trabajar en Iberia Express igual que los pilotos tras el laudo

Los 4.000 TCP (conocidos como azafatas) de Iberia reclaman a la empresa su derecho a prestar servicios en los aviones de Express, una vez que el laudo obliga a que la low cost utilice a los pilotos de la matriz. En 2010 los TCP llegaron a un pacto para volar en Express, pero luego el plan se abortó por el conflicto entre Sepla e Iberia.

Las azafatas piden trabajar en Iberia Express igual que los pilotos tras el laudo
Las azafatas piden trabajar en Iberia Express igual que los pilotos tras el laudo

El laudo dictado el viernes por Jaime Montalvo para terminar con el conflicto ente Iberia y el Sepla ha creado una gran paradoja. Los 1.400 pilotos de la matriz, que nunca lograron alcanzar un acuerdo con la dirección de la compañía para volar la flota de Express, tras el arbitraje, han visto reconocido su derecho a ser los tripulantes titulares de la low cost.

Por el contrario, los 4.000 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) de la compañía que en diciembre de 2010 habían firmado un pacto con Iberia para incorporarse a la plantilla de Express, y que después vieron frustrado este acuerdo por la guerra entre la dirección y el Sepla, se encuentran que ahora son el único colectivo de la aerolínea que queda excluido del proyecto.

Los cinco sindicatos que representan a las azafatas y sobrecargos recibieron el viernes "con sorpresa" el contenido del arbitraje de obligado cumplimiento dictado por Montalvo, entendiendo que crea con ellos un "gravísimo agravio comparativo". Las centrales CTA, Sitcpla, UGT y CC OO analizan el texto del laudo de Montalvo con intención de exigir de manera inmediata una reunión con la dirección de Iberia.

El objetivo del encuentro es activar de nuevo el pacto alcanzado en diciembre de 2010 (plasmado en el convenio colectivo de los TCP) por el cual se establecían las condiciones para que las azafatas y sobrecargos de la matriz pasaran a formar parte de la plantilla de la nueva low cost de corto y medio.

Las centrales ya mantuvieron contactos con los responsables de la aerolínea a finales de abril, cuando el Gobierno impuso el laudo, en previsión de que los pilotos de la matriz consiguieran un dictamen favorable a su entrada en Express. Según esas mismas fuentes, la empresa se mostró favorable a revisar la situación, siempre que el laudo fuera favorable al Sepla en ese punto.

Los TCP habían aceptado en 2010 participar en la recogida de basura de los aviones de Express durante las escalas y abrir varios niveles de ingreso con bajos salarios para las nuevas contrataciones.

Ahora, no obstante, puede darse la situación de que las condiciones económicas y los derechos laborales de los TCP que la low cost ha contratado desde su creación en noviembre de 2011 al margen de la plantilla de la matriz sean más ventajosas para los costes de la empresa que las de las azafatas de la matriz.

La puntualidad mejora 14 puntos con el arbitraje

La imposición de un arbitraje por el Gobierno para terminar con el conflicto entre Iberia y sus pilotos, en este caso a costa de la creación de Express, al margen de lo dictado por Jaime Montalvo, ya ha tenido un importante beneficio, al menos para los viajeros.

Desde que el día 27 de abril el Consejo de Ministros aprobara la mediación obligatoria, la puntualidad de la operación de Iberia ha mejorado entre 12 y 14 puntos, en relación a los meses precedentes de enero, febrero y marzo.

Según las cifras que ofrece la aerolínea, en enero y febrero el índice de puntualidad fue del 64%; en marzo y abril fue peor, del 62%. En mayo las cosas han cambiado radicalmente y hasta la fecha la media de puntualidad ha subido al 76%, con siete días por encima del 80%.