Toyota recorta el sueldo a su consejo un 43%

El primer fabricante de automóviles japonés, Toyota Motor, ha recortado el sueldo a sus 27 consejeros un 42,8%. La mayor multinacional nipona sufrió un recorte del 30,5 % del beneficio el pasado ejercicio fiscal, informó la agencia Kyodo.

Imagen del logo de Toyota sobre el capó de un Prius.
Imagen del logo de Toyota sobre el capó de un Prius.

El grupo de Aichi (centro) pagará en el presente año fiscal un total de 972 millones de yenes (unos 9,7 millones de euros) a sus 27 directivos, según detallan los documentos proporcionados a sus accionistas de cara a la junta anual del grupo que tendrá lugar el próximo 15 de junio. Además, la remuneración para sus 10 auditores, en los que se incluyen 5 externos, asciende en 2012 a 224 millones de yenes (2,24 millones de euros), un 17,3% más que en 2011.

En este sentido, la suma de las remuneraciones en 2012 para auditores y directivos alcanza los 1.200 millones de yenes (cerca de 12 millones de euros), un 36,7% menos que en el ejercicio de 2011. Con estos estipendios, el sueldo medio de un directivo de Toyota se sitúa en los 36 millones de yenes (unos 360.700 euros) anuales, detalló Kyodo.

El recorte se produce después de que Toyota Motor afrontara en el año fiscal 2011, que terminó en marzo de 2012, un ejercicio especialmente duro en el que tuvo que lidiar con la persistente apreciación del yen y los desastres naturales de 2011 en Japón y Tailandia.

No obstante, Toyota recuperó antes de lo previsto los niveles de producción y ventas, y logró en el año fiscal 2011 un beneficio neto de 283.559 millones de yenes (2.841 millones de euros), lo que supone un 30,5% menos que en 2010.

A pesar de los obstáculos, la compañía que preside Akio Toyoda logró mantener unas ventas globales sólidas, de 7,35 millones de vehículos, gracias al aumento en Japón (un 7,61% interanual) y en el resto de Asia (5,41%).

A pesar de todo, en este contexto Toyota Motor perdió en 2011 su reinado como primer fabricante mundial para ceder los dos primeros puestos a General Motors y Volkswagen, con una caída de su producción del 8% en 2011, hasta los 7,58 millones de vehículos.

En sus previsiones para este año fiscal 2012, que termina el 31 de marzo de 2013, Toyota pronostica un beneficio neto de 760.000 millones de yenes (7.615 millones de euros), lo que supone un 168% más que el del ejercicio 2011.