Controlará los pagos por coches robados o que acaban destrozados

El seguro crea un gran fichero para prevenir fraudes en el ramo de autos

Las aseguradoras lanzarán en 2013 un fichero que controlará los vehículos que han sido robados o que han acabado destrozados por un golpe o un incendio. El objetivo es evitar el pago de indemnizaciones a mafias y delincuentes por siniestros simulados.

La industria del seguro levanta una gran muralla contra la acción de los criminales especializados en simular siniestros para cobrar indemnizaciones. El sector ultima una gran base de datos que contendrá información sobre los vehículos que han desaparecido debido a un robo o que han quedado completamente siniestrados tras un golpe o un incendio. El fichero cuenta con el beneplácito de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Su función será identificar a los coches afectados por alguno de los supuestos citados. No tiene por objeto mantener un listado de las personas que han recibido el pago de una aseguradora. Los automóviles se monitorizarán a través del número de bastidor o Número de Identificación del Vehículo (VIN, por sus siglas en inglés).

Fuentes aseguradoras indican que se han adherido a la iniciativa 15 entidades que agrupan el 75% de las primas del ramo. El programa entrará en pleno funcionamiento en enero de 2013, cuando esté apuntado todo el sector. Tirea actúa como gestora. El alcance del fichero antifraude es, de momento, limitado. Solo afectará al ramo de autos. Quedan al margen otras líneas de negocio de peso como los seguros de vida riesgo, las pólizas industriales y otros ramos masa como el de hogar o el de salud.

Los seguros de automóviles han sido los elegidos como el primer paso porque constituyen la línea de negocio más relevante para el seguro y donde se concentran siete de cada diez intentos de fraude detectados. La ley exige que todo vehículo esté por lo menos cubierto ante las reclamaciones de terceros por una póliza de responsabilidad civil. A partir de ahí, se pueden sumar con carácter voluntario coberturas sobre los daños propios (lunas, robo...) hasta llegar al todo riesgo, con o sin franquicia. En España circulan unos 29 millones de automóviles. Se estima que medio millón de vehículos carecen del seguro preceptivo. La mayoría son motos y ciclomotores.

El fichero antifraude se centra en los casos por sustracción del vehículo en sí y donde el coche queda destrozado porque son siniestros susceptibles de ser simulados por bandas de crimen organizado al reportar indemnizaciones elevadas. Quedan al margen del escrutinio sectorial los golpes de chapa, los robos de elementos del vehículo y los accidentes con daños personales.

Vacas flacas en el seguro de autos

Las aseguradoras de autos facturaron 11.535 millones de euros en 2011, según Icea. Su volumen de negocio ha disminuido un 2,29% frente al año anterior. Sobre el gremio pesa como una losa la caída de las ventas de coches. Los grupos más importantes son Mapfre (21% del mercado), Allianz (11,62%), Axa (11,50%), Mutua Madrileña (11,25%) y Línea Directa (5,76%).

El seguro dispone de convenios destinados a agilizar el pago de indemnizaciones entre compañías en caso de accidentes (Cicos), conocer el historial de los conductores (Sinco) así como para realizar estudios sectoriales. La nueva Ley de Supervisión de Seguros Privados (LSSP) contempla en su artículo 103 sobre protección de datos personales la posibilidad de que se constituyan "ficheros comunes cuya finalidad sea prevenir el fraude sin que sea necesario el consentimiento del afectado".

Pero la norma, que entrará en vigor previsiblemente a finales de año, pone algunos límites. De entrada, será necesario comunicar al afectado "la introducción de sus datos, quién es el responsable del fichero antifraude y de las formas de ejercicio de los derechos de acceso, rectificación y cancelación y oposición". En el ramo de salud es muy restrictivo el tratamiento de datos personales. En ese caso solo se podrá manejar información personal con el consentimiento expreso del afectado.

La crisis azuza los intentos de estafa no profesionales

En el mundo del delito, como en todos lados, hay profesionales y oportunistas. El seguro lo sabe bien. Las entidades padecen desde que comenzó la crisis económica un repunte de los intentos de fraude por parte de sus clientes. Unespa señalaba el pasado abril cómo "se aprecia un incremento de los intentos de fraude no profesionales, como simulaciones de robo e incendios de negocios".

En 2011, el sector detectó 130.959 partes irregulares. Un 10,5% más que un año atrás. Estas reclamaciones exigían el pago de 521,4 millones de euros pero, tras ser revisadas, las indemnizaciones se limitaron a 157,1 millones. El ahorro fue de 364,2 millones.

El FMI desea que todas las aseguradoras dispongan de un departamento de lucha contra el fraude. Las grandes ya lo tienen, pero no así las firmas modestas. El sector dedicó ocho millones a analizar timos en el año, un 15% más.