CiU respalda en el Congreso la reforma del Gobierno

Luz verde a un presidente de RTVE sin consenso

El Congreso ha dado luz verde al decreto-ley que permitirá al Gobierno nombrar al presidente y a los consejeros de RTVE con mayoría absoluta y sin necesidad de pactar con el principal partido de la oposición. CiU ha sido el único grupo que ha sumado sus votos a los del PP para aprobar la reforma.

Vista del Pirulí, centro de comunicaciones de RTVE, con un equipo de la corporación en primer plano
Vista del Pirulí, centro de comunicaciones de RTVE, con un equipo de la corporación en primer plano

El Gobierno ya tiene manos libres para nombrar al presidente de RTVE. El Congreso de los Diputados ha convalidado esta tarde el decreto-ley que abre la puerta a que el Ejecutivo pueda imponer al presidente y a los consejeros de la corporación sin necesidad de pactos.

La norma ha salido adelante y no solo con el apoyo del PP. Los diputados de CiU han apoyado la reforma por "responsabilidad" y para acabar con la situación de "bloqueo y parálisis institucional" que a su juicio vive RTVE y que consideran inadmisible, según explicó la portavoz del grupo en esta materia, Montserrat Surroca.

Surroca cuestionó el "abuso" que el Ejecutivo hace de los decretos pero respaldó los cambios en la Ley de RTVE al entender que van en la línea de lo defendido por CiU en el ámbito audiovisual.

El decreto convalidado prevé que, si tras una primera votación no se obtiene la mayoría reforzada prevista para designar al consejo de RTVE (dos tercios del Parlamento), bastará una mayoría absoluta (la mitad más uno) para proceder a la elección. El plazo entre una votación y otra queda fijado en 24 horas.

Además, la nueva norma reduce de 12 a 9 el número de integrantes del consejo de la corporación y elimina la obligación de que los consejeros tengan dedicación exclusiva (salvo el presidente), por lo que dejarán de cobrar un sueldo fijo y solo percibirán dietas por su asistencia a las reuniones del consejo. Según los cáculos del Gobierno, esto permitirá un ahorro anual de 1,25 millones de euros.

Poner fin al bloqueo

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha sido el encargado de defender la reforma en la Cámara Baja y lo ha hecho insistiendo en que el Gobierno está obligado a poner fin al actual bloqueo institucional de RTVE, que mantiene a la corporación en una situación "insostenible".

Recordó que, en estos momentos, con un presidente interino, RTVE no puede ni siquiera aprobar sus cuentas anuales o presentar unos presupuestos y que, además, resulta imposible hacer otros nombramientos clave, como los de los máximos responsables de TVE, Radio Nacional o de Informativos.

Soria aseguró que el Ejecutivo todavía está abierto a llegar a un consenso sobre quién debe estar al frente de la radiotelevisión pública estatal pero acusó al PSOE de impedir cualquier posibilidad de acuerdo. A su juicio, los socialistas quieren mantener la situación actual para poder controlar RTVE desde la oposición.

Desde el PSOE, Juan Luis Gordo se mostró convencido de que el fin último de la reforma es convertir RTVE "de nuevo en una televisión de partido", rompiendo el modelo de "indepencia, neutralidad y objetividad" que consagra la Ley de RTVE y poniendo fin a la posibilidad de un pacto institucional.

Asimismo, negó que sea el PSOE el responsable de que no se haya llegado a un acuerdo y recordó que lo pactado entre Rajoy y Rubalcaba era alargar las negociaciones hasta el mes de junio. "Cuando aprobaron el decreto todavía se estaba negociando el tema. Tendrán que explicar ustedes por qué lo han hecho así", apostilló.

Desde UPyD, Irene Lozano también aprovechó para reprochar al PSOE su posición en este asunto y recordar su responsabilidad en la falta de renovación de los consejeros que llevan dos años con su mandato caducado. Asimismo, lamentó las disputas entre los dos partidos mayoritarios. "RTVE no es del PP ni del PSOE, es de todos los ciudadanos", añadió.

En general, todos los grupos de la oposición coincidieron en que la pretensión última del Gobierno con esta reforma es tomar el control de la radiotelevisión pública estatal para hacer un "uso partidista" de la misma, acabando con su independencia.