Asume 260 millones de costes extra para este año

El 'superavión' A-380 impacta en las cuentas de EADS

Las grietas detectadas en el 'superavión' A-380 de Airbus ya tienen su impacto en la matriz EADS. El grupo asumirá, al menos, unos costes extra de 260 millones este año para solucionar el problema. Pese a ello, su resultado trimestral mejoró y llegó a los 133 millones.

Un 'superavión' A-380 de Airbus espera en las pistas del aeropuerto de Zhukovsky, en Moscú
Un 'superavión' A-380 de Airbus espera en las pistas del aeropuerto de Zhukovsky, en Moscú

El superavión A-380 vuelve a ser un quebradero de cabeza para EADS. El grupo aeroespacial aprovechó hoy la presentación de sus resultados trimestrales para anunciar que la solución del problema detectado en las alas del avión le supondrá asumir unos costes extra de 260 millones de euros solo este año.

El director financiero, Hans-Peter Ring, explicó, en rueda de prensa telefónica, que las medidas que tendrán que poner en marcha el grupo para arreglar las grietas encontradas en buena parte de los aparatos son más complejas que las que se preveían inicialmente.

Estos costes añadidos no incluyen las compensaciones que Airbus (la filial aeronáutica de EADS) está negociando con las aerolíneas compradoras del A-380 por los retrasos en las entregas o por tener que mantener los aviones parados para proceder a su reparación. "Estamos intentando respetar al máximo posible las fechas previstas inicialmente", afirmó Ring.

AIRBUS GROUP 123,90 0,02%

Pese a estos problemas, el grupo mantiene sus previsiones de entrega para este año, de 30 unidades del A-380, frente a las 26 de 2011. En el primer trimestre, la compañía despachó cuatro superaviones. Asimismo, EADS sigue considerando que el programa alcanzará el umbral de rentabilidad para principios de 2015.

El problema detectado en los A-380 afecta a "un puñado" de abrazaderas, según la compañía, de las cerca de 2.000 que hay en cada una de las alas del superavión. En concreto, las grietas detectadas, de unos dos centímetros, se han encontrado en unas abrazaderas con forma de ele que unen las costillas de las alas a los paneles que las recubren.

Las grietas se deben a la aleación de la que están hechas las piezas, que no es la adecuada; a que las piezas se dañan en el proceso de montaje; y a elementos inadecuados en el sistema de producción.

Por eso, el grupo ha decidido introducir cambios en el sistema de montaje del avión y modificar la aleación de la que están hechas las abrazaderas. Estos cambios de producción se empezarán a poner en marcha a finales de año, así que los primeros aviones con las alas ya modificadas comenzarán a entregarse a finales de 2013 o principios de 2014.

Vuelta a beneficios

Pese a los problemas derivados del A-380, EADS fue capaz de cerrar el primer trimestre del año con un resultado neto de 133 millones de euros, lo que supone volver a beneficios tras las pérdidas de 12 millones registradas hace un año.

El resultado bruto de explotación (ebitda) creció un 32%, hasta los 776 millones, gracias al tirón de la filial aeronáutica Airbus y a una mejora significativa en los negocios de helicópteros (Eurocopter dobló su beneficio, hasta los 65 millones) y espacio (el resultado de Astrium se incrementó un 25% tras la compra de Vizada).

La facturación del grupo alcanzó los 11.404 millones, un 16% más, impulsada por Airbus, cuya contribución supuso unos dos tercios de los ingresos totales.

En los tres primeros meses del año, EADS cerró contratos por valor de 12.004 millones de euros, un 92% más que en el mismo periodo de 2011.

Los flujos de tesorería fueron negativos, de 1.303 millones, como consecuencia de fuerte aumento de existencias a medida que el grupo acelera la producción de algunos de los aviones de Airbus y por el escalonamiento en las entregas del A-380. En todo caso, a 31 de marzo, la caja del grupo era de 10.674 millones.

De cara al cierre del año, EADS mejora su previsión en cuanto al beneficio por acción antes de elementos no recurrentes, que ahora estima que superará los 1,85 euros por título frente a los 1,65 euros de su previsión anterior.

En el resto de partidas, las cifras estimadas son las mismas que con anterioridad: el resultado operativo ajustado superará los 2.500 millones; la facturación crecerá más de un 6%; y las entregas de Airbus rondarán los 570 aviones.