Grupo alimentario

Panrico anuncia el cierre de su fábrica de Sevilla

Presenta un expediente de regulación de empleo para sus 197 trabajadores y trasladará la producción a Córdoba

Panrico ha decidido cerrar su planta de Sevilla y ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) para los 197 trabajadores fijos que tiene en este centro de producción, según informó ayer el fabricante de pan de molde y bollería.

El grupo alimentario enmarca esta medida en el desarrollo de su plan estratégico, con el que pretende dotarse de unidades productivas "más optimizadas y competitivas ante la actual situación de crisis económica que afecta de forma directa a la compañía".

Panrico, que subraya que su objetivo prioritario es "garantizar la supervivencia" del grupo y el mayor número de puestos de trabajo, explicó que la producción de la fábrica de Sevilla será absorbida por otras plantas del grupo en España.

La dirección de la empresa y los trabajadores de la planta de la capital hispalense prevén comenzar este martes a negociar el Expediente de Regulación de Empleo extintivo, con la intención de que para el 30 de mayo esté cerrada, según han señalado fuentes sindicales.

La empresa, que ya acordó otro ERE para 121 trabajadores de distintos centros de trabajo, prevé ofrecer a los empleados las mismas medidas que en el resto de procesos de reestructuración, basadas en traslados, prejubilaciones y bajas incentivadas de 30 días por año con un máximo de 30 mensualidades.

La planta de Panrico en Sevilla cuenta con cerca de 200 trabajadores entre producción, administración y laboratorios.

Por su parte, en la planta de Puente Genil (Córdoba) trabajan unas 200 personas y podría acoger a parte de los trabajadores de Sevilla. Según la sección sindical intercentros de CC OO, la actuación de la empresa se realiza "mediante acciones consecutivas y aisladas para la ejecución de un plan estratégico al que se refiere permanentemente pero cuyo contenido global, al parecer, solo la dirección conoce".

El sindicato ha matizado que, ante la oferta de traslado propuesta por la empresa, manifiesta su "voluntad expresa" de contribuir y apoyar las negociaciones que se iniciarán en los próximos días en Sevilla, a través de los medios legales que disponga. Unas negociaciones que realizará con el "único objetivo de garantizar los puestos de trabajo y las condiciones laborales y salariales de los trabajadores y trabajadoras de la planta de Sevilla, así como las del resto de las plantas del grupo en el futuro".