La city

Remesas con el subsidio de paro

La crisis golpea duro a los inmigrantes y les obliga a cambiar sus hábitos financieros. Al cierre del primer trimestre, la EPA estimaba la tasa de paro entre la población foránea en torno al 37%. Es decir, 15 puntos porcentuales más que entre las personas de origen español. A pesar del mazazo, los trabajadores extranjeros siguen enviando dinero a casa. Recurren a los ingresos logrados con trabajos temporales y chapuzas. Pero también al paro. "Antes solían mandar el dinero en los primeros días del mes y ahora retrasan el envío hasta el día 10", explica Pedro Saro, director general de Money Gram en España. Es entonces cuando perciben la prestación por desempleo. Eso sí, con la crisis ha bajado el número medio de envíos al año de 11 a 8, y menguado el importe transferido, de 275 a 250 euros.