Dimar condiciona su apoyo a la progresiva desvinculación de la intervención

La coalición de Gobierno en Grecia, más cerca

La posibilidad de una coalición entre los dos partidos mayoritarios (ND Y Pasok) y el partido de centroizquierda minoritaria Dimar gana fuerza en Grecia. Dimar condiciona su apoyo a la permanencia en el euro y la desvinculación progresiva de la intervención.

La dificultad de alcanzar un acuerdo de gobierno tras los fragmentados resultados de los comicios celebrados el domingo parece que comienza a disiparse.

Los conservadores de Nueva Democracia (ND) fueron el partido más votado con un 19,6% de los sufragios. seguidos de la coalición de izquierdas Syriza, con 16,4%, mientras que el tradicional partido socialdemócrata, Pasok, se quedó en el 13,5%, un fuerte descalabro respecto a la mayoría absoluta de 2009.

Con estos porcentajes, ND conseguirá unos 108 diputados (50 de ellos como premio al partido más votado) y el Pasok se hará con 41, por lo que juntos podrían formar una alianza que se quedaría a un escaño de sumar la mitad de los 300 escaños del parlamento. Ante este panorama, un minoritario partido de izquierdas (6%), llamado Izquierda Democrática, puede convertirse en la bisagra necesaria para lograr la gobernabilidad en Grecia y evitar así una repetición de las elecciones.

El líder del socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, recibió hoy de la formación Izquierda Democrática un sí condicionado a su oferta para formar una alianza de Gobierno en Grecia.

"La propuesta de la Izquierda Democrática es casi idéntica a nuestro punto de vista. La primera reunión en el marco de mi encargo de formar un Gobierno es un buen augurio", afirmó Venizelos tras la entrevista con Fotis Kuvelis, líder de Dimar, informan los medios locales.

El también exministro de Finanzas aseguró que estos contactos "serán muy útiles para formar un Gobierno a iniciativa del presidente de la República", en referencia al último instrumento de que dispondrá Grecia para formar un Ejecutivo de concentración, en medio del fragmentado Parlamento resultante de las elecciones del pasado domingo.

Kuvelis, por su parte, explicó que su propuesta al Pasok fue la formación de "un Gobierno de salvación nacional con amplio apoyo parlamentario".

æpermil;ste debería estar compuesto de "personas fiables" y sus principales objetivos serían "mantener al país en la Unión Europea y la Eurozona" y, además, liberarse progresivamente de la política del memorándum", por el que se establecieron las medidas de austeridad que debía aprobar Grecia para recibir el segundo plan de rescate.

"Izquierda Democrática no exige ministerios, le basta la satisfacción de haber contribuido a la formación de un Gobierno que respete el veredicto de las urnas", afirmó Kuvelis.

Si el Pasok no logra formar Gobierno en tres días, tal y como han fracasado ya los conservadores de Nueva Democracia y los izquierdistas de Syriza, el presidente griego, Carolos Papulias, reunirá a los líderes de las siete formaciones parlamentarias para pedir un Gobierno de unidad nacional que evite convocar nuevas elecciones.

En el Parlamento salido de las elecciones del domingo Nueva Democracia dispone de 108 escaños; Syriza, 52; el socialdemócrata Pasok, 41; el nacionalista Griegos Independientes, 33; el Partido Comunista, 26; los neonazis de Amanecer Dorado, 21, y los centroizquierdistas de Dimar, 19.