Según la Comisión Europea

España, el país que más alumnos Erasmus envía y recibe

España también copa la lista de los centros académicos que más alumnos extranjeros reciben, con siete universidades entre las diez primeras.

Estudiantes Erasmus.
Estudiantes Erasmus.

España volvió a ser el curso académico 2010-2011 el país que recibió más estudiantes participantes en el programa de intercambio europeo Erasmus, y el que envió mayor número al exterior, según los datos difundidos hoy por la Comisión Europea (CE). Además, la comisaria europea de Educación y Juventud, Androulla Vassiliou, ha apuntado que, "como siempre", España ha sido también el destino favorito de los europeos.

España fue el principal destinatario de estudiantes Erasmus el curso pasado con un total de 37.432 alumnos (un 6% más que el ejercicio anterior), seguido de Francia (27.721) y Alemania (24.734), según los datos de Vassiliou.

Además, fue el Estado miembro que más jóvenes envió al extranjero para estudiar o para periodos de prácticas (36.183, un 16% más que el curso precedente), seguida igualmente de Francia (31.747) y Alemania (30.274).

España también copa la lista de los centros académicos que más alumnos extranjeros reciben, con siete universidades entre las diez primeras: la Universidad de Granada ocupa el primer puesto, con 2.019 alumnos, seguida de la de Valencia (UVEG), con 1.693, la Complutense de Madrid (1.678), la de Bolonia (Italia, 1.650 estudiantes) y la de Sevilla (1.568).

La Politécnica de Valencia es sexta con 1.500 alumnos, mientras que la de Salamanca es séptima (1.166 alumnos) , y la Autónoma de Barcelona, décima (1.088).

En el curso académico 2010-2011, cuando el programa celebró su 25 aniversario, el número total de jóvenes participantes fue de 231.410, lo que supone la mayor cifra desde que comenzó el programa y un incremento del 8,5% con respecto al año anterior. "Son cifras particularmente satisfactorias, porque se acercan al cumplimiento de los objetivos europeos y demuestran la calidad del programa", afirma Vassiliou.

La comisaria ha añadido que estas cifras "habrían sido mayores si hubiéramos tenido los recursos para satisfacer la demanda", y confía en que los próximos presupuestos comunitarios "hagan justicia" a la importancia del programa. Además, ha subrayado el papel que puede desempeñar Erasmus para "aumentar la experiencia y las posibilidades de encontrar empleo de los jóvenes", ante el actual contexto de crisis económica y ha pedido a los gobiernos europeos que no mermen su apoyo a esta iniciativa.

Los Erasmus españoles reciben la beca más baja de la UE

Los becados españoles con este programa recibieron una media de 133 euros mensuales, la cifra más baja de toda la Unión Europea y lejos de los 250 euros que se asignaron de media en el conjunto de Europa. El curso anterior, la media europea fue de 254 euros, pero Bruselas justifica la reducción de cuatro euros como un modo de llegar a un mayor número de estudiantes.

En su conjunto, del total de estudiantes que se beneficiaron del Erasmus en 2010-2011, cinco de cada seis participaron en programas de estudios, con una duración media de 6,4 meses y con una beca mensual media de 226 euros, frente a los 230 euros del año anterior.

El resto de estudiantes (unos 40.912, un 15% más que el curso anterior) hicieron prácticas en empresas, con una duración media de 4,3 meses y una beca mensual de 366 euros, 20 menos que el año anterior.

Este descenso de las dotaciones mensuales "permitió que más estudiantes recibieran becas", según explica en un comunicado la CE, que fija un tope de la beca mensual para estudiantes en cada país. El nivel exacto en cada caso lo establecen las instituciones de educación superior y las agencias nacionales que gestionan el programa.

Según datos ofrecidos por el Ejecutivo comunitario, la demanda de becas Erasmus "supera ampliamente la disponibilidad" en la mayoría de los países que participan: los Veintisiete más Croacia, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Turquía.

Desde que se puso en marcha en 1987, unos 2,5 millones de estudiantes europeos se han beneficiado del programa Erasmus, según datos de la CE, que prevé que se alcancen los 3 millones el próximo curso.

Erasmus para todos

Bruselas ha propuesto ampliar el programa para convertirlo en un "Erasmus para todos", con el objetivo de agrupar esta iniciativa con otros sistemas europeos e internacionales en materia de educación, formación, juventud y deporte.

Para ello, plantea una asignación de 19.000 millones de euros para el periodo 2014-2020, lo que, de prosperar, supondría elevar un 70% el gasto en el periodo anterior. Mediante el "Erasmus para todos" se posibilitaría la movilidad de los estudiantes tanto para cursas periodos de estudio como prácticas laborales o periodos de voluntariado en otros Estados miembros entre 2014 y 2020. Este aumento presupuestario permitiría, según cálculos de Bruselas, alcanzar los cinco millones de becados frente a los actuales 2,5 millones.

Iniciativa Ciudadana Europea a favor de reforzar el programa Erasmus

La Comisión Europea registrará mañana la primera Iniciativa Ciudadana Europea promovida por ciudadanos de España, Austria, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Hungría y Rumanía para pedir que las instituciones europeas refuercen los programas de intercambio de estudiantes como el Erasmus y de voluntariado en otros Estados miembros para "contribuir a una Europa unida basada en la solidaridad entre los ciudadanos", coincidiendo con el Día de Europa.

Los promotores de la iniciativa, bautizada 'Fraternidad 2020. Movilidad, Progreso. Europa', deberán comenzar a partir de este miércoles, una vez el Ejecutivo comunitario registre la iniciativa, a recabar el millón de firmas de ciudadanos de siete Estados miembros para respaldar la iniciativa.

Las denominadas Iniciativas Ciudadanas Europeas se crearon en virtud del Tratado de Lisboa para permitir que los ciudadanos de a pie puedan reclamar a la Unión Europea que presente legislaciones de su interés en ámbitos de competencia comunitaria. Las iniciativas, que pueden presentarse desde el 1 de abril, deberán estar respaldadas por un millón de firmas de ciudadanos de al menos siete Estados miembros.

Para poder registrar una Iniciativa Ciudadana Europea en la web de la Comisión Europea, los ciudadanos deberán crear antes un Comité de Coordinación compuesto por al menos siete personas residentes en siete Estados miembros diferentes, ya creado en el caso de esta primera iniciativa. Los Comités deberán elegir a un representante y un sustituye, que será el encargado de gestionar y defender la iniciativa.

La Comisión Europea ya ha avanzado que no habrá problemas para registrar esta primera iniciativa porque solo rechazará, en el momento del registro, "aquellas que sean manifiestamente abusivas, frívolas, ofensivas, contrarias a los valores europeos o estén fuera de la competencia de la Comisión".

Una vez registrada la iniciativa, los ciudadanos tendrán un año para recabar las firmas necesarias y las declaraciones de apoyo necesarias que deberán ser certificadas por las autoridades competentes de los Estados miembros. Cualquier persona en edad de votar en las elecciones al Parlamento Europeo puede apoyar con su firma una iniciativa.

A partir de ahí, la Comisión Europea dispondrá de un plazo de tres meses para estudiar la iniciativa y decidir cómo procede. Para ello, mantendrá reuniones con los organizadores de la iniciativa para detallar las peticiones concretas y éstos a su vez tendrán la oportunidad de presentarla en una audiencia pública en el Parlamento Europeo.

El Ejecutivo comunitario presentará con posterioridad una propuesta donde explicará sus conclusiones y las medidas que prevea adoptar, pero en ningún caso garantiza que presentará una propuesta legislativa concreta.

Bruselas no analizará a los ciudadanos individuales que están detrás de la iniciativa, pero sí exigirá información sobre la financiación de la iniciativa. Las organizaciones no podrán organizar las iniciativas, aunque sí podrán apoyarlas, en un intento por limitar las posibles presiones de los lobbies.