Confia en mayor protagonismo para España

Rajoy está dispuesto a llegar a acuerdos con Hollande

El presidente aún no se ha comunicado con el mandatario electo de Francia pero ha asegurado que buscará llegar a buenos entendimientos. Confió además que la disparidad de criterio entre Angela Merkel y Hollande sirva para que España "tenga el protagonismo que le corresponde".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que está dispuesto a llegar a acuerdos con el socialista François Hollande tras su triunfo en las elecciones presidenciales de Francia.

"Mi obligación es entenderme con él", sentenció. En una entrevista a Onda Cero recogida por Servimedia, Rajoy aseguró que todavía no ha podido hablar con Hollande para darle la enhorabuena por el resultado de los comicios galos, en los que se ha impuesto al conservador Nicolas Sarkozy, actual presidente de Francia y amigo del Partido Popular de Rajoy.

Sin embargo, indicó que el Gobierno de España tiene que entenderse con el país vecino "de la mejor manera posible, gane quien gane", para "hacer cosas en beneficio de España, de Francia y de Europa".

Rajoy evitó decantarse a favor de las políticas de austeridad que la alemana Angela Merkel ha impuesto en los últimos años en la UE y de las políticas de crecimiento defendidas por François Hollande durante la campaña francesa, al entender que "ambas cosas son compatibles".

El jefe del Ejecutivo confió en que esta disparidad de criterio entre Merkel y Hollande sirva para que España "tenga el protagonismo que le corresponde", aunque se mostró convencido de que "no habrá grandes disputas entre unos y otros", porque "al final siempre se llega a un acuerdo" y porque no se puede construir un proyecto europeo "a bofetadas".

Rajoy también indicó que, al margen de las recetas que se apliquen, estará "contento" cuando vea que las medidas que se están adoptando en el conjunto de la Unión Europea "empiezan a surtir efecto". "Hasta entonces hay que seguir haciendo las cosas que creo que tengo que hacer", recalcó en defensa de la austeridad y el recorte del déficit público para cumplir el objetivo del 5,3% en 2012