Defendió la capacidad de la entidad para seguir en solitario

Rato afirma que Bankia está atenta a posibles oportunidades

El presidente insiste en la capacidad de la entidad de mantener su independencia y seguir en solitario.

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, afirmó ayer que la entidad está centrada en engrasar el engranaje de la fusión de las siete cajas de ahorros que la componen y en mejorar la rentabilidad de la entidad. Pese a las dudas sobre la fortaleza de sus cuentas, Rato defendió la capacidad de la entidad para seguir en solitario acometiendo ajustes.

"Si surgen oportunidades empresariales ya veremos, pero estamos en un contexto de reducción de tamaño del sistema, no de expansión", argumentó en un foro de Esade. "Ya hicimos una apuesta por aumento de tamaño", añadió, recordando que el proceso liderado por Caja Madrid y Bancaja dio lugar a la mayor fusión de cajas de la primera fase de la reordenación financiera.

Consolidar dicha integración es, de hecho, el primer objetivo que dijo haberse marcado Rato, quien aseguró que su prioridad es potenciar la "eficiencia, la rentabilidad y sacar el máximo jugo a las sinergias". En esta línea, el presidente de la entidad consideró que la estrategia de reducción de capacidad, mejora de márgenes y evolución hacia banca de distribución y productos de mayor valor añadido -con mayor énfasis en banca seguros y en comisiones, por ejemplo- permitirá a Bankia "ser un banco mucho más rentable", recoge Europa Press.

BANKIA 1,78 2,65%

La gestión del expresidente del Fondo Monetario Internacional ha sido puesta en cuestión en los últimos días precisamente por este organismo. Sin dar nombres, el FMI se refirió a la debilidad de Bankia y a la necesidad de mejorar su gobierno en aras de su viabilidad futura. Aunque Rato insistió ayer en la fortaleza de Bankia para continuar su andadura sin fusionarse con otros, la fortísima carga de ladrillo que atesora en su balance hace que muchos duden de sus posibilidades.

Una de las esperanzas de la entidad es que termine funcionando el modelo de banco malo o su última variante, las sociedades de liquidación de activos inmobiliarios, que estudia el Gobierno animado por Bruselas.

Rato destacó que la posibilidad de que las entidades segreguen su carga de ladrillo en sociedades independientes tiene como elemento a favor que el ciclo de provisionamiento financiero de estos activos debe ser corto, si bien advirtió que el ciclo de recuperación inmobiliaria y, por tanto, la comercialización de estos activos será largo. En todo caso, el presidente de Bankia asumió que "la cuestión no resuelta en este momento es como se financia" este modelo. Después de todo, dijo, el sector financiero ya ha dedicado 112.000 millones de euros a sanear sus cuentas.