Deuda pública

La banca española eleva la compra de deuda a cotas récord

Las entidades adquirieron 28.000 millones en bonos en marzo y en el año han incrementado su cartera un 80%

La inyección masiva de liquidez del BCE ha disparado a niveles récord la compra de deuda pública por parte de las entidades españolas. Un avance que se produce al mismo ritmo al que los inversores extranjeros se deshacen de la deuda española.

En marzo los bancos adquirieron 28.000 millones de euros en deuda soberana, una cifra que sitúa la cartera registrada de las entidades españolas en 170.611 millones de euros, un nivel nunca visto. En lo que va de año la banca española ha incrementado así su cartera registrada de deuda soberana en un 80% y desde noviembre, mes anterior a la primera subasta a tres años del BCE, el sector ha adquirido una cifra récord de 100.302 millones de euros en bonos españoles.

Los préstamos a tres años del BCE al 1% se han convertido en un incentivo para que el sector compre deuda pública con rentabilidades superiores y se embolse así la diferencia. Una práctica conocida como carry trade que ha facilitado la buena evolución de las subastas del Tesoro este año, ha contribuido a estabilizar la prima de riesgo de España, al tiempo que permite mejorar la cuenta de resultados del sector.

Las compras de la banca española, sin embargo, contrastan con las fuertes ventas de deuda soberana por parte de los extranjeros, todavía a día de hoy los principales financiadores del Estado. Los inversores no residentes vendieron 24.994 millones de euros en deuda pública española en marzo, lo que redujo su cartera registrada en un 10,2% hasta situarla en los 219.601 millones de euros. Estas ventas se vieron, por tanto, compensadas por las compras de los bancos españoles, lo que deja en el aire un interrogante sobre el rumbo que tomarán las subastas del Estado una vez se agote la financiación ilimitada del BCE. El jueves el Tesoro se vuelve a poner a prueba.

Los inversores extranjeros incrementaron un 1% sus tenencias de deuda española en 2011, pero en lo que va de año han reducido en un 22% su exposición, al calor del recrudecimiento de la crisis soberana. En concreto, la cartera registrada de los no residentes ha pasado de los 281.439 millones de finales de 2011 a los 219.601 millones de finales de marzo, según datos del Tesoro. Pese a todo, los extranjeros siguen siendo los principales tenedores de deuda española. En la actualidad poseen el 37,54% de la deuda del Estado frente al 29,16% en manos de los bancos nacionales. Eso sí, los porcentajes contrastan con el 16,93% que tenía la banca a finales de 2011 y el 50,48% en manos de los extranjeros.