Expropiación de la filial de REE

Bolivia, un gobierno a golpe de nacionalizaciones y expropiaciones

El anuncio de expropiación de la filial de REE boliviana por parte del Gobierno de Bolivia no es el primero que realiza su presidente. Evo Morales ya nacionalizó en 2006 los hicrocarburos y expropió en 2010 las acciones de cuatro empresas generadoras de electricidad.

Un gobierno a golpe de nacionalizaciones y expropiaciones. En 2006 el ejecutivo boliviano presidido por Evo Morales anunció la nacionalización de los hidrocarburos del país. Fue una de las primeras medidas de Morales al llegar al gobierno y obligó a todas las petroleras a renegociar los contratos. En ese caso, Petrobras fue la compañía más afectada al ser en ese momento la mayor inversora en los hidrocarburos bolivianos.

Ese mismo año volvió a nacionalizar la mina de estaño de Huanuni.

En 2007, Morales anuncia la nacionalización de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL), pero las conversaciones se estancaron y la matriz italiana Telecom planteó un arbitraje contra Bolivia en el CIADI del Banco Mundial. Un mes más tarde, nacionalizó la empresa de fundición Vinto, en manos suizas.

El presidente de Bolivia fija el 30 de abril de 2008 como plazo máximo para nacionalizar cuatro filiales de la hispano-argentina Repsol YPF, las británicas Ashmore y British Petroleum y del consorcio peruano-alemán CLBH. En el mes de abril, transforma la estatal YPFB en una corporación para dirigir la nacionalización petrolera y crea la Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH).

Ese mismo año, el Estado adquiere el 100% de la Compañía Logística de Hidrocarburos (en manos peruanas y alemanas) y de la telefónica Entel, filial de la italiana Telecom. Recupera la mayoría accionarial (50% + 1 acción) de las petroleras Chaco, de Panamerican Energy (del grupo British Petroleum); Andina, filial de Repsol YPF; y de Transredes, transportadora de hidrocarburos participada por la británica Ahsmore y anglo-holandesa Shell.

Y en octubre de 2008, Repsol YPF firma un acuerdo con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para iniciar la gestión compartida en YPFB-Andina, en la que la empresa hispano-argentina tiene participación minoritaria.

En 2009, Morales nacionaliza la petrolera Chaco, participada por British Petroleum (BP) y por la argentina Bridas, a las que acusó de sacar del país 277 millones de dólares en 2008. Además, expropia 36.000 hectáreas de tierras a hacendados (15.000 a la familia estadounidense Larsen Metenbrink), acusándolos de someter a servidumbre a indios guaraníes. Y nacionaliza Air BP, filial de la británica British Petroleum, que reparte combustibles en aeropuertos bolivianos, y anuncia que pagará por la empresa.

En 2010 nacionaliza cuatro empresas eléctricas: Corani, participada en un 50 % por Ecoenergy International, subsidiaria de la francesa GDF Suez (en octubre de 2011 paga 18,4 millones de dólares como indemnización); Guaracachi, que tiene como principal accionista, con el 50 %, a la británica Rurelec PLC; Valle Hermoso, donde la mitad del capital está en manos de The Bolivian Generating Group de la Panamerican de Bolivia; y la cooperativa distribuidora Empresa de Luis y Ferza Eléctrica de Cochabamba.

Además, toma el control de la pequeña fundidora de antimonio Empresa Metalúrgica Vinto-Antimonio, filial de la suiza Glencore, que había dejado de operar en los últimos años.